La columna del psicólogo: Abuelos eduquen, no se adueñen

Los abuelos son muy necesarios para el aprendizaje en la vida de un niño, son esa guía espiritual y sabia sobre lo que se debe y no se debe hacer.

HOY/Istockphotos.com

Muchos abuelos realizan una labor fundamental en la crianza de los nietos, pero ¿qué pasa cuando no tienen los mismos criterios educativos que los padres y alcahuetean demasiado a los niños? Una respuesta fácil: surgen problemas.

Los abuelos son muy necesarios para el aprendizaje en la vida de un niño, son esa guía espiritual y sabia sobre lo que se debe y no se debe hacer. Sin embargo, tener estos privilegios no es sinónimo de alcahuetería, muchas veces se confunde el consentir a los nietos con darles un mal ejemplo, dejarlos hacer lo que ellos quieran, cumplir sus caprichos e incluso desautorizar a los padres. Todas estas son formas de aprobar la actitud rebelde de los niños.

En ocasiones, y quizá con la mejor intención, los abuelos se meten donde no deberían en cuanto a la educación de los niños, incluso pudiendo llegar a descalificar o desacreditar a alguno de los progenitores delante de los niños, algo que es totalmente inadmisible. He escuchado abuelos decirle a sus hijos “mejor no tengás otro hijo”, o también “yo nunca te traté así” e incluso “sos una mala madre o un mal padre”. Eso es ir demasiado lejos.

Con esto no quiero desaprobar a los abuelos cuando los hijos se olvidan de todas las responsabilidades con los nietos y estos no se preocupan para nada en incluso los abandonan con los abuelos, allí estamos claro que la plena tutela del niño que incluye la educación está bajo el pleno cuidado de los abuelos, pero cuando no sucede así y los abuelos queriendo compensar los errores con sus propios hijos, terminan alcahueteando a los nietos demasiado que los arruinan.

Abuelos, ustedes ya criaron, dejen que sus hijos se hagan cargo de sus propios hijos o sea sus nietos, ustedes están para orientar y aconsejar, no para tomar el timón del barco. Háganle un bien a sus hijos permitiéndoles ser plenamente responsables de los nietos.

Hay algo que ocurre en nuestra realidad y es que los abuelos terminan pagando las cuentas de los nietos y por ello también perciben que su rango de acción con los pequeños es más grande y eso no es tan cierto. Aun así los abuelos costeen ciertos gastos de los nietos, siguen teniendo la obligación de dejar que aquellos que quieran cuidar de sus propios hijos lo hagan. No pueden quitarle esa responsabilidad a estos.

Los padres y los abuelos deberían ir siempre sobre la misma línea educativa, respetar los límites del otro con respecto a los nietos y permitir que los padres de sus nietos vayan adquiriendo la experiencia de la crianza efectiva y afectiva asumiendo dichos roles totalmente.

Queridos abuelos, mientras usted mime más a su nieto, con el fin consciente o inconsciente de ganarse el cariño del niño, este cuando sea grande solo sabrá utilizarlo para sacar provecho de usted y eso le será doloroso. He visto muchos casos de nietos que incluso terminan despreciando al abuelo que más le alcahueteó, además, tendrá bajo su responsabilidad haber mal-criado a un ciudadano de nuestra sociedad y eso también es peligroso para el mismo y para los demás.

Psicólogo clínico. Encuéntrelo en Facebook como Psicólogo Martínez. Twitter: @PsicologoCli. Visita: www.psicologomartinez.com Teléfono: 8584-9784

...

Notas Relacionadas