Galerón Renacer con poca clientela

Dueños de negocios siguen sin pasarse, otros los tienen en alquiler

Los comerciantes aseguran que son sus clientes de vieja data quienes les ayudan a sostener sus negocios. HOY/R. Fonseca

Después de casi dos meses de haber sido inaugurado el galerón Renacer, en el mercado Oriental, no ha cumplido con las expectativas de los pocos marchantes que se han logrado pasar a sus tramos. A pesar que el edificio es lo más novedoso en el centro de compras, el número de clientela es bajísimo.

Los comerciantes aseguran que son sus clientes de vieja data quienes les ayudan a sostener sus negocios.

“La gente no ve mucho movimiento, faltan un montón de comerciantes en este lugar, la segunda planta es la más afectada, son muy poquitos los negocios que funcionan y las personas no piensan subir las escaleras”, comenta la comerciante María García.

Algunos han salido a vender ambulante y ocupan el tramo de base. HOY/Roberto Fonseca

En alquiler

En la segunda planta del nuevo edificio, varios dueños han puesto en alquiler sus tramos. “Viene la gente a cotizar pero al ver el ambiente muerto se van, no les interesa, no entiendo por qué muchos comerciantes no se vienen a ponerle vida al edificio, si esperamos mucho tiempo por esto y ahora que por fin podemos, no lo hacemos”, menciona García.

Los comerciantes indican que la primera planta, que es la que más recibe clientes, es visitada sobre todo durante la mañana.

En la segunda planta funciona una tiendita de ropa interior, un puesto de especias, un comedor y algunos negocios de productos varios.

El edificio cuenta con más de 200 locales, y ni la mitad han sido ocupados por sus dueños.

Octavio Pérez, quien llegó a consultar por uno de los espacios, aseguró al HOY que estaba interesado en emprender un negocio de ropa nacional en el lugar, pero prefirió no arriesgarse a invertir, pues cuenta con poco capital.

Los marchantes asumen que algunos dueños de tramos han preferido quedarse a alquilar en otros lados donde sí hay movimiento. HOY/Roberto Fonseca

“Buscaré otro lugar aquí mismo en el Oriental, pero sí quiero empezar a trabajar lo más pronto”, dijo.
Por su parte, la comerciante Maritza Miranda, quien vende abarrotes en la planta baja, comenta que después de alquilar durante varios meses mientras el nuevo edificio se construía, está contenta de estar en lo suyo, sin embargo, le preocupa que su nivel de ganancias haya disminuido.

“Ganamos solo para mantenernos el día a día, este galerón necesita ser más promovido para que gente de afuera nos visite, queremos que todos se den cuenta que aquí hay gente con ganas de salir adelante, además que el sitio es más seguro que otros”, comenta.

Los comerciantes que tienen sus negocios en la primer planta señalan que sus horas regulares son de 8 a 11 de la mañana. El resto del día quedan “picando” con gente que pasa por el lugar cotizando algún producto.

...

Notas Relacionadas