En Carazo nadie olvida la masacre ejecutada por paramilitares y policías

Un día como hoy, policías y fanáticos del gobierno llegaron con armamento pesado y dispararon sin piedad contra manifestantes. Los asesinatos siguen impunes

El régimen de Daniel Ortega envió civiles armados con autorización de matar a manifestantes opositores en Carazo. Hoy/Cortesía

Hoy se cumple un año de la masacre de manifestantes autoconvocados que fueron asesinados a balazos por paramilitares y policías, durante la “Operación limpieza” que ejecutó el gobierno de Daniel Ortega para desmontar las barricadas en el departamento de Carazo.

Organismos de derechos humanos contabilizaban al menos 20 muertos, pero la cifra con los desaparecidos hasta la fecha puede ser mayor.

Entre las víctimas se cuentan: Josué Israel Mojica García, José Manuel Narváez Campos, Gerald Barrera Villavicencio, Miguel Obando, Luis Fernando Acevedo Obando, Carlos Alejandro Ochoa Acuña, Bismarck Adolfo Arias Díaz, Douglas de Jesús Acevedo Parrales, entre otros. Sus muertes siguen en la impunidad.

Lea también:Entierran a víctimas de masacre en Diriamba y Jinotepe

Para recordarlos, hoy a las 8:00 de la mañana, se ofició una misa en la iglesia San Antonio de la ciudad de Jinotepe.

En Carazo, como en todo el país, la incursión de estos señores de la muerte, dejaron decenas de muertos. HOY/Cortesía
En Carazo, como en todo el país, la incursión de estos señores de la muerte, dejaron decenas de muertos. HOY/Cortesía

Operación muerte

El ataque a las ciudades de Diriamba, Jinotepe y Dolores, ocurrió a las 5:45 de la mañana y según pobladores, los paramilitares ingresaron armados de escopetas, AK 47, ametralladoras PKM, M16, granadas y lanzacohetes RPG7.

A Jinotepe ingresaron por las calles centrales, centro recreativo Hertylandia y comunidad del Dulce Nombre.

El pastor Luis Fernando Acevedo Obando, asesinado por paramilitares en Carazo. HOY/Cortesía
El pastor Luis Fernando Acevedo Obando, asesinado por paramilitares en Carazo. HOY/Cortesía

También por los barrios La Competencia, Cruz de Guadalupe, El Cementerio, Ana Virgen Noble y San José. “¡Patria libre o morir! ¡Patria libre venceremos! ¡Viva el Frente Sandinista! ¡Viva el comandante Daniel Ortega!”, fueron las consignas que gritaron los paramilitares aquel día que derramaron la sangre de los caraceños.

En Diriamba entraron por la Colonia San Sebastián, sector del antiguo Colegio Inmaculada y por el barrio San José. En Dolores, por la Carretera Panamericana.

Lea también:Dejó su casa y tomó un mortero, le dicen “Comandante Macha”

Como criminales

Josué Mojica, tenía 20 años cuando murió. Era tan flaco y menudito que sus amigos del barrio lo bautizaron como el Fetito, un apodo que hasta la familia aceptaba por gracioso y de alguna manera, infantil. A pesar que ya pasó un año, su madre doña Elizabeth Velásquez no ha podido sanar esas heridas y espera que se haga justicia.

Mojica cursaba su primer año de secundaria en el Instituto Privado Emmanuel Mongalo (IPEM) y los sábados, su segundo y tercer año en el colegio público La Salle. En sus tiempos libres, particularmente los sábados le ayudaba a su madre en la casa y en su trabajo de comerciante en el mercado municipal.

Gerald Barrera Villavicencio de 26 años, víctima de paramilitares en Carazo. HOY/Cortesía
Gerald Barrera Villavicencio de 26 años, víctima de paramilitares en Carazo. HOY/Cortesía

Gerald Barrera Villavicencio, de 26 años, fue otra víctima de los disparos. Se integró a las manifestaciones porque se hartó de ver tantas injusticias que cometía el dictador contra su pueblo. El oficio de Barrera era albañil, pero luego la vida le dio oportunidades y descubrió que tenía talento en el mundo de las ventas. Vendió huevos y bolsas plásticas.

Antes de su muerte laboraba como ejecutivo de ventas en una empresa colombiana que distribuía alimentos para animales. Gerald fue asesinado a escasos metros de su casa.  Una bala en las costillas, con orificio de entrada y salida, le perforó los pulmones. Su familia sigue esperando justicia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas