Norchad Omier, el chavalo que sueña con jugar en la NBA

Su talento es tan grande que en agosto venidero ingresará en la Miami Preparatory School, de Estados Unidos, donde estudiará y pulirá su juego.

Nicaragüense Norchad Omier, quien en agosto venidero iniciará una etapa importante en su vida. Foto Oscar Navarrete.

HOY

A sus 17 años de edad, Norchad Bascom Omier Rojas es un muchacho de pocas palabras, pero una vez que entra en la cancha de baloncesto se transforma. Su talento es tan grande que en agosto venidero ingresará en la Miami Preparatory School, de Estados Unidos, donde estudiará y pulirá su juego.   Norchad sueña con jugar en la NBA a donde ningún nica ha llegado.

Desde pequeño en su natal Bluefields, además de estudiar, Norchad estuvo en contacto con los deportes, gracias a su papá Hatstead Bascom Omier Murray, amante del beisbol y del baloncesto.

Entre estudios y deportes, transcurría la vida de Norchad. El joven recuerda que un día don Hatstead se sentó con él para tener una plática seria.

“… un día le dije que debía decidirse por un (deporte) y eligió el baloncesto. A mí me hubiera gustado que jugara beisbol, pero no podía decidir por él, eso fue cuando tenía 14 años de edad”, contó Hatstead.

De hecho, en cierta ocasión, cuando Norchad jugaba beisbol en el barrio donde creció, en el Beholden, el entrenador Ronny Cayasso detuvo su vehículo y le preguntó al esbelto chavalo si le gustaría practicar en la Academia de Baloncesto, a lo que Norchad respondió positivamente. A los meses, por vez primera representó a su municipio en un torneo desarrollado en Somoto.

“A los 14 años no sabía jugar baloncesto, lo que hacía era conseguir rebotes, hacer tapones, pero con el tiempo fui aprendiendo y me fui enamorando. No hay palabras para describir lo que siento por el baloncesto, me gusta, me encanta, es un estilo de vida, luego de Dios, está mi familia y el baloncesto”, confesó Norchad.

Norchad Omier dio sus primeros pasos en el baloncesto en la Academia de Baloncesto de Bluefields. Foto Oscar Navarrete.
Norchad Omier dio sus primeros pasos en el baloncesto en la Academia de Baloncesto de Bluefields. Foto Oscar Navarrete.

Sale del anonimato

Fue así como luego el joven prospecto empezó a enfocarse en un solo deporte y en mejorar cada día su juego, hasta que le llegó la oportunidad que sería el inicio de varias oportunidades.

En el 2018, Norchad empezó a sonar con fuerza en el baloncesto pinolero luego que junto a un grupo de chavalos le dieran a Nicaragua una medalla de oro en los Juegos Deportivos Estudiantiles Centroamericanos de Codicader realizados en septiembre de ese año en la ciudad de Panamá.

Para entonces, Norchad cursaba el quinto año de secundaria y representaba al colegio Adventista de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur.

Luego de esa gran proeza estudiantil, Norchad fue traído a Managua por medio de la Corporación Costa Caribe, para debutar en el Torneo Nacional de Baloncesto Carlos Ulloa In Memoriam 2019, con el que se coronó campeón e impresionó a los fanáticos con sus habilidades natas en defensiva, ataque, bloqueo, tapones, producción de puntos y agilidad en la cancha.

Pero antes de eso, Omier reforzó al conjunto Jass, en un torneo de baloncesto internacional en Panamá, en donde también impactó, lo que derivó en una oportunidad para estudiar en México, pero al final el destino le tenía trazada otra ruta: Miami.

Norchad Omier desea que sus padres tengan una vida tranquila. Foto Oscar Navarrete.
Norchad Omier desea que sus padres ahora descansen y tengan una vida tranquila. Foto Oscar Navarrete.

Lo que dijeron

Wesley Savery es uno de los grandes basquetbolista nacido en Nicaragua y fue exaltado al Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense en el 2016. Él junto a varios amigos del baloncesto reunieron dinero para que Norchad tuviera la oportunidad de asistir al campamento en Miami,

“Literalmente lo que me dijeron más de 15 entrenadores y además Pilín que Norchad es un ‘animal’, ese muchacho no tiene nada que hacer en Centroamérica, tiene algo que no he visto en muchos años, tiene algo especial, fuera de la cancha es un muchacho tímido y apartado, pero cuando entra es otro, es incontenible, tiene un motor, tiene pulmones, tiene salto, velocidad, fuerza, agresivo de naturaleza, ha dejado gran impresión incluso de gente que ha jugado en la NBA”, relató Savery.

Wesley contó que Pilín es un entrenador respetado y que ha llevado a una gran cantidad de jugadores a División Uno, antesala a la NBA, adonde tiene fe que jugará el nica.

“Lo que viene para Norchad es lo que él quiera, porque su potencial está fuera de este mundo. Él está bastante enfocado en llegar a División Uno y en su mente tiene una mancha grande, que es llegar a la NBA y lo demostró en el campamento de Miami”, manifestó Savery.

Norcahd Omier practicó varios deportes, como el futbol, voleibol, beisbol y balonmano. Foto Oscar Navarrete.
Norcahd Omier practicó varios deportes, como el futbol, voleibol, beisbol y balonmano. Foto Oscar Navarrete.

Oportunidad histórica

Del 22 al 26 de junio del presente año, Norchad tuvo una oportunidad histórica cuando participó en un campamento de baloncesto en Miami, con la academia Miami Tropics, del puertorriqueño Pilín Álvarez.

“Fue una gran oportunidad, poder demostrar el talento que hay en Nicaragua. Habían 81 chavalos y de Centroamérica, tres eran de Guatemala y yo de Nicaragua. Habían como tres de mi edad más grandes que yo. Dios abre puertas y él me puso ahí con ayuda de Wesley Savery y todos los entrenadores que me han ayudado. Mi sueño es llegar a la NBA y sé que el trabajo duro con el esfuerzo da buenos frutos”, relevó Norchad.

En el campamento, Norchad fue galardonado con el Jugador Más Valioso.

“No esperaba ese trofeo, me emocioné, me dijeron que no cambie, que siga siendo el mismo muchacho, que trabaje duro, sobre todo en mis tiros. Se sorprendieron por mi atleticismo, rapidez y capacidad de capturar rebotes”, confesó Norchad.

Norchad Omier confesó le gusta cocinar y se desfribe como un muchacho hogareño. Foto Oscar Navarrete.
Norchad Omier confesó que le gusta cocinar y se describe como un muchacho hogareño. Foto Oscar Navarrete.

Amor incondicional

Actualmente, Norchad, quien también es un buen alumno, se encuentra en Bluefields, disfrutando a su familia, sus amigos, mientras llega el momento de iniciar una etapa trascendental en su vida.

“Gracias a mis padres soy el tipo que soy, ellos me han instruido en el buen camino y en el camino de Dios, desde pequeño visito una iglesia adventista. Sin mis padres y sin su amor yo no sería nadie”, contó el joven.

El papá de Norchad desde pequeño asumió una gran responsabilidad, es el hermano mayor de ocho, y tuvo que ayudar a sus padres para que en su hogar no faltara el pan; sacrificó muchos de sus sueños, pero no se arrepiente, pues hoy sus hermanas lo quieren y lo ven como un padre.

“Quiero que mis padres no tengan que preocuparse por nada, quiero darles todo, que se sienten en casa y descansen, ellos me han dado lo que necesito y quisiera recompensarlos el triple”, confesó el caribeño.

A nivel nacional, Norchad admira a los basquetbolistas Troy Watson, Vansdell Thomas, Bartel López y Gregory Smith, y a todo el equipo Costa Caribe, al igual que a los entrenadores Chester Linarte y Edwin “Chino” Valdivia.

“Siempre admiré a Troy como jugador y persona cristiana. Bartel me aconseja que luche por tener mi título, que siga jugando duro, que me esfuerce, pero que nunca deje los estudios”.

A nivel internacional, Norchad admira al griego, de ascendencia nigeriana de la NBA, Giannis Antetokounmpo, actual jugador de Milwaukee Bucks, elegido Jugador Más Valioso de la NBA 2019.

Recientemente Norchad Omier asistió a un campamento de baloncesto en Miami donde fue elegido el Jugador Más Valioso. Foto Oscar Navarrete.
Recientemente Norchad Omier asistió a un campamento de baloncesto en Miami donde fue elegido el Jugador Más Valioso. Foto Oscar Navarrete.

A fondo

Una de las cosas que preocuparía a Norchad es que les pasara algo malo a sus padres o familiares.

Algo que le causa felicidad al prospecto pinolero es compartir con su familia.

Norchad es hogareño y tiene dos perros como mascotas.

“El cielo es el límite”, dice Norchad, quien está enfocado en sus estudios y el baloncesto.

Norchad sabe cocinar. Ama la comida nica, pero disfruta mucho el pescado frito con tostones.

...

Notas Relacionadas