Columna de HOY: ¡Cuide bien sus rodillas!

Caminamos, saltamos, corremos, bailamos y hacemos el amor y solo cuando duelen nos acordamos de nuestras rodillas. Son poderosas por que soportan nuestro peso corporal y nos ayudan a desplazarnos.

Columna de HOY: ¡Cuide bien sus rodillas! HOY/Istockphotos.com

Caminamos, saltamos, corremos, bailamos y hacemos el amor y solo cuando duelen nos acordamos de nuestras rodillas. Son poderosas por que soportan nuestro peso corporal y nos ayudan a desplazarnos. Cuando estamos de pie, reciben 1.5 veces el peso del cuerpo y si corremos la carga estimada es cinco veces mayor.

Es importante destacar que un dolor de la rodilla puede tener origen en otra parte del cuerpo, por ejemplo en un disco intervertebral dañado de L3-L4, problemas en el sistema digestivo o genitourinario en ambos sexos y en realidad suele ser más frecuente que se trate de dolor referido cuyo verdadero origen está en la cadera del mismo lado de la rodilla dolorosa.

Al examinar el paciente debemos observarlo cómo se levanta de la silla y camina. Que camine de talones y puntillas, se buscan síntomas como dolor en pantorrillas que orienten a claudicación intermitente (arterias obstruidas) y se examina cuidadosamente todo el miembro inferior donde hay dolor y se compara con el que no duele.

La gente que le duele las rodillas siempre anda buscando “que le tomen una placa” y cuando indicarlas lo establece un consenso llamado Reglas de Ottawa: tener 55 años, que haya dolor al palpar rótula o cabeza del peroné, imposibilidad de flexionar rodilla noventa grados y que no puede caminar cuatro pasos en el momento de la lesión o cuando se explora.
Por tanto, medida obligatoria es mantener peso corporal adecuado.

No se olvide mirar a sus pies, ya que suele decirse que cuando duelen las rodillas hay que verse los pies, pues la causa del problema puede estar ahí. Si “mete el pie para adentro” (pronación) consulte al ortopedista por que necesitará zapatos o plantillas ortopédicas que resuelven esta dificultad.

Use el tacón más bajo posible, que no pase de 2.5 centímetros o una pulgada. La alineación de las piernas es fundamental para que nuestras rodillas funcionen correctamente. Personas con piernas curvas o arqueadas tendrán problemas dolorosos, no deben correr, se recomienda ejercicios tipo natación o bicicleta.

Siempre que duele una rodilla algo anda mal. Hay personas que creen que con rodillera “resolverán todo”. Si duelen es que hay problemas. No maltrate rodillas abusando de hacer “sentadillas”, evite arrodillarse o levantar objetos muy pesados y si tiene que hacerlo, como en labores de jardinería, hágalo sobre un cojín.

Cuando camine es preferible hacerlo sobre senderos de tierra y sea cuidadoso cuando tenga que subir escaleras o caminar cuesta abajo que es el momento en que las rodillas se tensionan. Siempre es recomendable la mezcla de ejercicios: correr y hacer bicicleta, nadar y bailar.

Cuando una articulación duela lo mejor es descanso con piernas en alto, utilizar compresión tipo venda o rodillera, poner hielo y tomar un analgésico antinflamatorio. Si el dolor persiste después de cuatro o cinco días, busque su médico internista o un ortopedista. ¡Larga vida y prosperidad!

Doctor Vicente Maltez Montiel, especialista en medicina interna de la clínica de especialistas Doctor Maltez. Rotonda El Periodista 3 cuadras al lago y 30 varas arriba, N° 15. Teléfonos: 8903-6211/8854-7884/2223-4333.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas