Nicaragüense Fredly Ramírez, madre y atleta ejemplar

La pugilista sueña con darle una medalla a Nicaragua en los Juegos Panamericanos

Boxeadora Fredly Ramírez, quien representará a Nicaragua en los Juegos Panamericanos en julio del 2019. Foto Jader Flores.

HOY

Fredly Gabriela Ramírez Gutiérrez tiene 25 años, de los cuales cuatro ha dedicado al boxeo. Actualmente se alista para competir en los Juegos Panamericanos a efectuarse en julio venidero en Lima, Perú, y sueña con darle una medalla a Nicaragua.

Fredly no solamente es boxeadora, sino madre soltera, que anhela ver a su hijo convertirse en un hombre de bien, tener una casita propia, graduarse de enfermera, mientras se abre paso en la vida no solamente a base de golpes, sino también como guarda de seguridad. También se ha desempeñado como doméstica y ayudante de albañil.

El boxeo llega a la vida de Fredly gracias a su papá Fernando Ramírez, pues a él le gustaba. Lo practicó un tiempo, pero no tuvo oportunidad de desarrollarlo. Lo que sabía lo enseñaba a sus hijos.

“Recuerdo que nos ponía calcetines en las manos y así aprendíamos, era como un pasatiempo, desde entonces me gustó el boxeo”, cuenta Fredly.

Fue con el inicio del Campeonato Nacional de Boxeo Superior Copa Alexis Argüello, que actualmente se encuentra en su sexta edición, que Fredly tomó el boxeo en serio, al formar parte del equipo de su natal Jinotepe, Carazo, durante un año, pero su entrenador Walter Palacios buscó como prepararla para que pudiera tener chance en la selección nacional y lo logró.

“Yo escuchaba hablar de la selección, pero dudaba que alguna vez fuera parte de ese equipo, pero mi entrenador se puso las pilas para enseñarme, me sometí a eliminatorias y finalmente fue elegida para ser parte de la selección en los Juegos Centroamericanos del 2017 en Managua”, confesó la púgil.

Fredly cumplió su sueño de ser seleccionada nacional, pero en los Juegos Centroamericanos no pudo debutar debido a que “solo había dos boxeadoras en nuestra categoría y al menos se necesitaban tres para competir”, lamentó Fredly.

Pero la vida le tenía otra oportunidad a la esforzada madre pugilista y fue en este 2019 en el Clasificatorio de Boxeo a los Juegos Panamericanos Lima 2019, realizados en abril en Managua.

“Fue en ese clasificatorio que finalmente representé por vez primera al país. En mi categoría (75 kg) solo había ocho boxeadoras, por lo que pasamos directo a la final, en donde perdí por nocaut ante la estadounidense Naomi Graham. Sentí podía seguir peleando, pero el réferi decidió parar el combate”, señaló Fredly.

Además de madre y boxeadora, Fredly Ramírez se ha desempañado como ayudante de albañilería y actualmente trabaja como guarda de seguridad. Foto Jader Flores.
Además de madre y boxeadora, Fredly Ramírez se ha desempeñado como ayudante de albañilería y actualmente trabaja como guarda de seguridad. Foto Jader Flores.

Esforzada

Desde el año pasado, Fredly se desempeña como guarda de seguridad en la Alcaldía de Jinotepe, que este año le extendió un permiso especial para reconcentrarse y enfocarse en los Juegos Panamericanos.
En varias ocasiones, a Fredly se le vio llegar con su uniforme de guarda de seguridad a las prácticas. Se le miraba cansada pero siempre fue puntual, disciplinada en querer ganarse un boleto para los Panamericanos.

“Me siento agradecida por el permiso otorgado, me siento más tranquila, menos presionada. Siento algo de nervios, es mi segundo año con la selección, sé que me falta experiencia pero tengo ganas de triunfar. Me considero una boxeadora fuerte, me gusta fajarme, intercambiar golpes pero sé que debo moverme más porque mis rivales siempre son altas en este peso, pero voy a pelear con el corazón”, dice Fredly.

Con miedo

Fue a los 18 años cuando la púgil se convirtió en mamá. En un principio el temor se apoderó de ella, pues no sabía cómo enfrentarse a su nueva vida, pero estaba consciente de que debía asumir su responsabilidad. Hoy su hijo tiene siete años y le dice que es su “campeona”.

“No ha sido fácil ser mamá. Cuando salí embarazada aún pensaba en juegos de niñas, pero tuve que pensar y comportarme de manera diferente. Cuando me tengo que reconcentrar es lo más duro, porque me separo de mi niño, pero en la primera oportunidad libre, corro a verlo, y cuando nos despedimos es difícil, pero siempre me da ánimo, me dice que yo soy su campeona, que le dé un gancho y un cruzado a mi rival”, cuenta entre lágrimas y risas Fredly.

Con el tiempo, ser madre soltera ha hecho cada día más fuerte a la pugilista.

“Es duro, pero también he sido independiente, me gusta ganar mi dinero, soy poca para pedir. Mi hijo me dice que cuando él sea campeón, yo no seguiré trabajando”.

La atleta tiene siete hermanos, es bachiller y saber cortar pelo.

“Como madre, mi mayor sueño es que mi hijo sea un buen hombre y preparado. Por el momento no pienso en más hijos, pero quizás en el futuro sí.

Le pido a Dios tener algún día mi casita. Como profesional quiero estudiar y ser enfermera. Y como atleta, quiero llegar muy lejos, boxear por más tiempo, representar al país por más tiempo”, dice Fredly.

Esta será la primera vez que Fredly Ramírez representará a Nicaragua en unos Juegos
Panamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas