La forma más inteligente de usar la liquidación

La educadora financiera Gisella Canales brinda a los lectores de Periódico HOY recomendaciones para usar la liquidación de forma correcta en tiempos de crisis

HOY

Si el desempleo toca a su puerta y el pago de sus prestaciones laborales –conocido popularmente como liquidación– se convierte en su única fuente de recursos, debe darle el mejor uso posible y para ello le traemos recomendaciones en nuestra columna de hoy. En general no hay una fórmula mágica o plantilla que se adapte a todos los casos, especialmente en contextos como el que vivimos, en que no tenemos certeza de cuándo volverá a tener ingresos estables.

Cada realidad cambia y debe analizarse por separado (además que cada liquidación es diferente). Sin embargo, hay una serie de principios básicos que debe tomar en cuenta:

1. ¿Cuántas personas dependen de ese dinero?

No es lo mismo administrar para una persona que para tres o cinco. Por tanto, si toda su familia depende de su liquidación debe priorizar sus gastos básicos: servicios del hogar elementales como agua y energía eléctrica, la comida y educación.

En el caso de la comida se debe hacer un presupuesto muy básico para al menos tres meses y abastecerse con lo que no sea perecedero y separar el dinero correspondiente al resto. En el caso de educación, garantizar la mensualidad de unos tres meses, al menos.

Hay que analizar bien cómo usar el dinero antes de despilfarrarlo en cosas vanas. HOY/Foto: archivos

2. ¿Y las deudas?

Si sus créditos son pequeños, indudablemente debe cancelarlos con la liquidación. En el caso de créditos más grandes, analice si su disponibilidad de dinero —luego de priorizar el punto 1— le permite cancelar algún crédito. Si no es así, le recomiendo pagar de forma anticipada al menos tres cuotas de cada una de esas deudas para tener tiempo sin la presión de cobros, de manera que tenga el chance de buscar una nueva fuente de ingresos sin afectar su récord crediticio.

3. ¿Ahorrar?

Indudablemente ahora más que nunca necesita tener algo de dinero al cual pueda acceder en caso de una emergencia. Una vez aplicadas las recomendaciones 1 y 2 debe revisar cuánto le queda disponible y ahorrarlos.

4. ¿Pagar seguros?

En caso que los seguros sean vinculados a un crédito, no tiene otra opción que seguir pagando. En caso que sus seguros no sean los obligatorios, le recomiendo analizar el nivel del riesgo al que estarías expuesto/a si elimina o reduce sus pólizas.

5. ¿Invertir en un negocio?

Probablemente se le haya pasado por la cabeza emprender algún negocio y utilizar su liquidación para ello, pero no le recomiendo destinar el 100% del dinero en ello, pues el riesgo de que no vea retorno pronto –o que no lo vaya a ver del todo–, es muy grande.

Una vez garantizados los puntos 1, 2 y 3, puede hacer planes sobre qué hacer con ese dinero para garantizar ingresos, aunque sea moderados.

La decisión de qué hacer con su liquidación requiere muchas horas de sacar cuentas y analizar la situación, pues podría ser el único ingreso que tendrá durante mucho tiempo y debe aprovecharlo.

Otras recomendaciones y abordajes temáticos de la educadora financiera  Gisella Canales (No deje de verles), visite su página:  Dele Peso a sus pesos

...

Notas Relacionadas