Única joyería en Dolores la administran unos hermanos

A pesar de las adversidades, luchan por mantener el negocio

Jurguen Joel Arias y su hermano Wilman Josué elaboran todo tipo de prendas. Trabajan plata y oro, los costos son asequibles, dependen del tipo de encargo que les hacen sus clientes. HOY/ Mynor García

HOY

En Dolores existe una sola joyería, y pertenece a los hermanos Arias; Jurguen Joel, de 24 años y Wilman Josué, de 22.

El negocio lo tienen en el mercadito municipal, que se sitúa de la iglesia católica Nuestra Señora de los Dolores, 350 metros al sur, pero por la poca visita de clientes, están pensando cambiarse de lugar.

El oficio los dos jóvenes lo aprendieron de su padre Luis Germán Arias, quien falleció el 17 de junio de este año como consecuencia de una insuficiencia renal.

Don Luis fue quien con mucho sacrificio hace aproximadamente tres años les puso la joyería a sus hijos y antes de fallecer, les recomendó que cuidaran del negocio y que lo hicieran crecer.

Jurguen era estudiante del cuarto año de secundaria y Wilman de segundo. Ambos dejaron las clases desde que aprendieron el oficio de joyeros. HOY/ Mynor García

Esas palabras de aliento y de esperanza, Jurguen las recuerda como si fuera hoy. “Él dijo que siguiéramos adelante y que también cuidáramos de nuestra madre”, detalla.

Wilman interrumpe la conversación y expresa: “Mi padre dijo que no dejáramos caer el negocio y que no vendiéramos ninguna herramienta, porque mucho le costó. Es un esfuerzo que él hizo para tener este tallercito y no es justo que lo vendamos”.

Pocos visitantes

Parte de las prendas que elaboran los hermanos. Se logran mantener con el apoyo de clientes antiguos. HOY/ Mynor García

La escasa clientela ha obligado a los comerciantes a abandonar sus módulos y a regresar a sus viviendas. La joyería de los hermanos Arias y un establecimiento de comida son los únicos negocios que permanecen abiertos, pero casi no venden, porque no hay compradores.

El negocio de pinturas de automóviles que ahí estaba, cerró y se trasladó a Diriamba, en el barrio Francisco Chávez.

Los dos jóvenes orfebres se resisten a cerrar su establecimiento y sobreviven de los pocos trabajos de clientes que los conocen y recomiendan. Ambos son oriundos de Jinotepe, pero se fueron a vivir a Dolores, porque ahí a sus padres se les regaló un terreno y decidieron construir una casa.

Una herencia de sus padres
En el módulo que les fue asignado, no pagan impuestos y cuentan con el servicio gratuito de agua potable y energía eléctrica, pero refieren que a veces de nada les sirve, porque las ventas están pésimas.

Don Luis era quien administraba el negocio y con su ausencia, sus hijos manifiestan que se la están “dibujando” para seguir adelante y no fracasar, dado que ahora ellos están a cargo de los gastos del hogar.

HOY/ Mynor García

Un anillo de compromiso de plata en la joyería de los hermanos cuesta 250 córdobas y el de matrimonio se halla en 600. El de oro con un peso de cinco gramos y de 14 quilates ronda los cinco mil córdobas y el de 10 quilates 3,500. El sitio lo abren de lunes a sábado, de 8:00 a.m. a 4:30 p.m.

...

Notas Relacionadas