Hermanos se salvaron de milagro en accidente ocurrido en Honduras

Uno de ellos podría perder el pie

Elien Marcial Osejo se recupera en su casa ubicada en las cercanías del Oriental, su hermano todavía está hospitalizado. HOY/ Oscar Navarrete

HOY

Elien Marcial Osejo, de 19 años, sobrevivió de milagro junto a su hermano Rolando Melecio Osejo, al accidente ocurrido en el sector de San Francisco de La Paz, cerca de la ciudad de Juticalpa, Honduras, el pasado 17 de junio.

Ellos fueron los dos únicos sobrevivientes del accidente, en el que murieron tres personas.

Ambos acompañaban al comerciante Silvio González (q.e.p.d.) a traer una carga de naranjas al vecino país. En el hecho también fallecieron José Cajina Mayorga, conductor del camión en el que viajaban, y el hijo del dueño del pesado vehículo, quienes eran oriundos de El Salvador pero residían en Nicaragua.

“Todos íbamos en el camarote del camión, de repente, el conductor nos advirtió, dijo: ‘Agárrense que se nos fueron los frenos’. Luchó y luchó por salvarnos, pero de repente estábamos prensados, yo escuchaba los quejidos de don José (el chofer), estuvo bastante tiempo (quejándose), de repente no lo escuché más”, relata Elien.

Osejo dice que los bomberos demoraron alrededor de cuatro horas para llegar a rescatarlos, primero llegó la Policía, y ellos fueron quienes avisaron del trágico suceso.

Podría perder el pie

“Yo tengo heridas en mis manos y piernas y me hicieron puntadas en la cara; pero mi hermano es el más perjudicado, porque se le quebró su mano y su pie, los médicos están enfocados en salvárselo (pie derecho). También acaba de superar un proceso infeccioso, estamos confiando siempre en Dios, si nos dejó vivos es por algo y vamos a ser agradecidos siempre”, comenta.

Erasmo Rolando Osejo, padre de los jóvenes, entre lágrimas relata el martirio que vivió desde que se enteró de que el camión había tenido fallas mecánicas.

“Yo los monitoreaba constantemente, tengo audios de WhatsAap donde les decía que si ese camión no lo reparaban bien no regresaran a Nicaragua. De hecho, desde que estaban aquí ese camión costó que encendiera, yo me quedé con esa espina”, manifiesta el padre.

Oró a Dios

Don Erasmo menciona que antes que el camión saliera de Honduras para Nicaragua habló con el conductor y este le dijo que ya venían en camino. “Primero Dios y nos lleve con bien, resolvimos el problema de la caja”, fueron las palabras del fallecido.

“Ese mismo día que ellos arrancaron para acá yo se los encomendé a la Sangre de Cristo, clamé y clamé, porque no estaba tranquilo, Dios me escuchó porque mis dos hijos están vivos, solo pudo ser un milagro, gracias a Dios estaban juntos, porque el más pequeño me le dio fuerza a Melecio, le pedía que no cerrara los ojos, que ya iban a rescatarlos”, cuenta muy afectado el señor.

Mis hijos son sanos y trabajadores, ellos son apasionados de lo que hacen, no es la primera vez que viajaban, han ido a varios lugares a ganarse el pan de cada día, me ponía a pensar en todo eso cuando me enteré del accidente. Yo no me podía levantar de la cama, fue horrible, pero afortunadamente Dios me los guardó”.
Erasmo Rolando Osejo, papá de los sobrevivientes.
Erasmo Rolando Osejo, papá de los sobrevivientes.

Los hermanos laboran como ayudantes y cargadores. No era la primera vez que trabajaban con el comerciante Silvio González.

El tercer fallecido, quien era hijo del dueño del camión, solo fue identificado como Miguel por las autoridades hondureñas.

Conocidos
Los involucrados en el accidente eran muy conocidos en el mercado Oriental. Silvio González tenía más de 30 años de ser mayorista en el centro de compras.

El señor José Cajina Mayorga se dedicaba a hacer viajes a toda Centroamérica. Su esposa tiene familia en El Novillo.

...

Notas Relacionadas