Juan Carlos Blanco el “fabricante” de colores

Vendió periódicos y lotería, ahora cuenta con su propio negocio

Como preparador de pinturas, Juan Carlos Blanco lleva más de 20 años y ha laborado en empresas y talleres de prestigio en la capital. Es hijo de una profesora y es el menor de siete hermanos. HOY/ Mynor García

HOY

Juan Carlos Blanco Leiva es originario de Managua, pero desde hace aproximadamente dos años, en el mercadito municipal de Dolores, departamento de Carazo, decidió instalar un negocio de pinturas para vehículos.

“Nosotros, aparte de preparar y vender la pintura al cliente con el color que necesita, damos asesoría completa y gratuita”, dijo Blanco.

El capitalino inició a trabajar en pinturas en 1998 en una tienda que se sitúa contiguo a los semáforos del Colonial.
Recuerda que de pinturas poco conocía, pero que con el paso del tiempo, fue aprendiendo a identificar los colores y a mezclarlos.

HOY/ Mynor García

En el 2014, Blanco se graduó de la carrera de Mercadotecnia y ahora los conocimientos adquiridos los aplica en su negocio.

“Yo vivía por el Colonial, entonces miré la tiendita de pinturas que queda en una casa esquinara, fui a preguntar si necesitaban a alguien y el dueño del establecimiento, el señor Andrés Castillo, me dijo que sí y empecé a trabajar, haciendo de todo. Limpiaba, barría, cargaba y, por lo general casi siempre andaba haciendo inventario, porque el señor tenía tres tiendas, pero a la vez yo era quien hacía los mandados”, cuenta el mercadotecnista.

NADA FÁCIL

De niño, vendió periódicos y raspaditas. También laboró como empacador en un supermercado y en una carnicería en Managua. HOY/ Mynor García

Cuando trabajó para la empresa privada, Blanco cuenta que viajó a Costa Rica y Guatemala para aprender nuevas técnicas en pintura.

Para este hombre emprendedor de 40 años, la pintura es como la medicina, “porque cada año salen colores nuevos y entonces uno tiene que irse actualizando y leyendo, porque nosotros no solo ofrecemos el producto, sino que buscamos soluciones”.

Entre risas, recuerda que la primera pintura que elaboró fue una roja, que le echó negro y que luego recibió una regañada, porque no era la que el cliente pedía. “Un rojo es difícil que lleve negro, pero yo para oscurecerlo por la inexperiencia se lo eché, pero lo que se le aplica son tintes marrones y así no se satura el color”, explicó.

El mercado municipal, donde Juan Carlos tiene su negocio, se ubica de la iglesia católica Nuestra Señora de los Dolores, 350 metros al sur. Ahí atiende de lunes a sábado, de 8:30 de la mañana a 5:30 de la tarde.

Procedimiento
El primer procedimiento para elaborar una pintura, según el marchante, es identificar la muestra que lleva el cliente, luego se hace la mezcla entre diversos colores, hasta que se alcanza el tono deseado.

El tiempo promedio es de media hora. El blanco y el negro, expresa, son las pinturas más difíciles de hacer y que cada una lleva al menos cinco combinaciones de colores.

El tinte que lleva cada pintura es el que se le denomina controlador de aluminio. En el ramo de la pintura automotriz, hay más de setenta colores.

...

Notas Relacionadas