…Y Costa Rica fue otra Argentina: La Azul y Blanco vive una pesadilla en San José

La Azul y Blanco fue absorbida en la neblina huracanada costarricense, seguros en las entregas y con constantes proyecciones ofensivas. La respuesta de Nicaragua era Bonilla

Nicaragua no pudo frenar esta noche a Costa Rica en su primer partido de la Copa Oro en Costa Rica. Foto AFP

Ilusiones rotas, corazones partidos. La Azul y Blanco llegó a Costa Rica con la esperanza de obrar una gesta con la confianza por los cielos, pero se volvió a tocar el suelo y de golpe, así como un gancho al hígado o un recto a la mandíbula con el 4-0. Los ticos que pasaban por un momento de inestabilidad en la era Matosa desahogaron sus penas contra los nicaragüenses, quienes perdieron porque solo hay un Byron Bonilla y un Luis Fernando Copete, en otras palabras, no existe estructura ni dinero para desarrollarla. Henry Duarte y los jugadores tratan de estirar las migajas, no obstante en eventos como este: Copa Oro, queda nuevamente demostrado que con sueños y pensar a lo grande no basta.

La Azul y Blanco fue absorbida en la neblina huracanada costarricense, seguros en las entregas y con constantes proyecciones ofensivas. La respuesta de Nicaragua era Bonilla, robándose los aplausos, cargándose de elogios, el muchacho originario de Granada y evolucionado en Costa Rica bailó a la defensa tica, en especial a Cristian Gamboa. Además, fue el jugador que tuvo el único disparo de verdadero peligro de Nicaragua.

Nicaragua tuvo más la pelota que ante Argentina, pero las oportunidades siguieron siendo contadas con la mano de un manco. Hubo muchos jugadores que en medio de sus limitantes se cargaron de esfuerzo. Dani Cadena entró a darle equilibrio y “salida” al medio campo, Marlon López, errático en las entregas estuvo ahí para contener la sombra de los ticos, Manuel Rosas y Josué Quijano superados en todo momento, Copete y Montenegro resistiendo atrás y Juan Barrera trató de visibilizarse pero no lo consiguió completamente.

¿Culpar a Justo Lorente por la derrota? No tiene sentido. Lorente falló claramente en el primer gol, cuando se enredó entre sus piernas ante el disparo potente de Bryan Oviedo y luego perdió la dirección de la pelota en el centro disparo de Elías Aguilar. No obstante, Costa Rica hubiera anotado los goles que hubiera querido esta fría noche en San José. Con el marcador 3-0 se relajaron y fue hasta el final cuando entraron piernas frescas cuando aceleraron clavando el cuarto y desperdiciando el quinto o sexto. El fantasma de Argentina ronda a Nicaragua, lo único que esta vez no fue necesario Lionel Messi para vivir una pesadilla en San José.

...

Notas Relacionadas