A un año de la bestialidad en el barrio Carlos Marx

Régimen no ha podido borrar sus huellas a un año del peor crimen perpetrado. La quema de una familia.

Remueven escombros en la casa siniestrada en el barrio Carlos Marx donde pereció el pastor Óscar Velásquez Pavón junto a su familia cuando se negaron prestar su vivienda a elementos de la policía orteguista en junio del año pasado, hasta la fecha el crimen ha quedado en la impunidad. HOY/Óscar Navarrete

Hoy cumple un año el peor crimen perpetrado por el régimen de Daniel Ortega: la quema de una familia en el barrio Carlos Marx.

Además lea: Seis personas calcinadas en su casa: La barbarie de junio

Los intentos de la dictadura de sacudirse la culpa con engaños, manipulaciones y amenazas al entorno familiar de las víctimas, no han podido quitar la demanda de justicia y el dedo que los señala como los responsables.

“Eso fue el hombre (Ortega) que mandó a matar a esa familia, fueron los paramilitares con la Policía porque nosotros vimos el hecho. Yo siento amargado mi corazón pensando qué triste fue el sufrimiento de ellos cuando estaban pegándole fuego”, expresó un familiar de Mercedes Raudez, una de las víctimas del incendio.

Puede interesarle: Familiares de seis personas calcinadas en edificio responsabilizan a Daniel Ortega

Los intentos de la dictadura de sacudirse la culpa con engaños, manipulaciones y amenazas al entorno familiar de las víctimas, no han podido quitar la demanda de justicia. HOY/Óscar Navarrete

El entrevistado que prefirió mantenerse en anonimato por miedo a represalias, manifestó que no acepta ninguna otra versión de los hechos ni que el dictador Ortega quiera lavarse las manos con su Ley de Amnistía. “Es la primera vez que vemos a un presidente que ha mandado a quemar a una familia y luego echa la culpa a otra gente”, expresó indignado.

También lea: Dan último adiós a las seis víctimas quemadas en su casa por paramilitares

Para Marcos Carmona, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), ese crimen será recordado como unos de los más atroces del que se tenga memoria.

...

Notas Relacionadas