Orteguistas atacan a feligreses que participan en misa en memoria de monaguillo asesinado hace un año

Al finalizar la misa y con la salida de las primeras personas comenzó el ataque. Rajados de cabeza, golpeados y desmayados fue el saldo de este ataque

La agresión se dio al finalizar la misa, que presidió el obispo de León, monseñor Bosco Vivas. HOY/Roberto Fonseca

Ni los muertos descansan en paz porque el orteguismo no los deja. Es lo que se pudo ver este sábado, mientras se realizaba un homenaje a Sandor Dolmus, el monaguillo asesinado hace un año en un ataque paramilitar y policial en esa ciudad.

Lea también: Turbas sandinistas atacan misa en memoria de Sandor Dolmus, el monaguillo asesinado hace un año en León

La Catedral de León lució muy concurrida por adultos, niños y hasta ancianos, lo que no impidió el ataque fanático. Botellas, piedras y hasta chibolas lanzadas con tiradoras fueron parte de los objetos que utilizaron los orteguistas en su ataque a las personas que se encontraban en la casa de Dios.

La agresión se dio al finalizar la misa, que presidió el obispo de León, monseñor Bosco Vivas.

Desde temprano

Desde antes que iniciara la misa, la Catedral estaba sitiada por decenas de antimotines. El oficialismo colocó una tarima y con parlantes sonaron a todo volumen la canción “El comandante se queda”, mientras adentro, la madre de Sandor y amigos, lloraban su asesinato.

Puede interesarle: Hermano del periodista Ángel Gahona felicitó a jóvenes culpados del asesinato del periodista

Al finalizar la misa y con la salida de las primeras personas comenzó el ataque. Rajados de cabeza, golpeados y desmayados fue el saldo de este ataque. Fueron asistidos inmediatamente por los mismos feligreses, entre ellos los presos políticos excarcelados Nahiroby Olivas y Chester Navarrete, el paramédico de Masaya.

Monseñor Vivas salió a negociar con la Policía para que resguardara a los feligreses. HOY/Roberto Fonseca

El ataque obligó al cierre de las puertas de la iglesia, pues las turbas amenazaron con entrar y un grupo de católicos quedó atrapado. Ello obligó a monseñor Vivas a salir y negociar con la Policía para que resguardara a los feligreses. Nadie quería irse por temor, pese al ofrecimiento de la desprestigiada Policía de garantizar seguridad.

Además lea: A un año de la bestialidad en el barrio Carlos Marx

Vivas Robelo negoció una salida en grupos, mientras la Alianza Cívica denunció por medio de su cuenta de Twitter una vez más que Ortega sigue sin cumplir los acuerdos.

Lea: El brutal encierro de tres estudiantes en las mazmorras orteguistas: “el buen humor nos salvó”

...

Notas Relacionadas