Hermano del periodista Ángel Gahona felicitó a jóvenes culpados del asesinato del periodista

Los jóvenes acusados del asesinato de Gahona regresaron a Bluefields y fueron respaldados y aplaudidos por la población. Toda Nicaragua sabe que son inocentes.

Los jóvenes llegaron a su pueblo y fueron recibidos afectuosamente por los lugareños. HOY/Foto: Cortesía

HOY

El 21 de abril del 2018 es una fecha que Brandon Cristofer Lovo Taylor, de 19 años, y Glen Abraham Slate, de 21, jamás olvidarán por ser el inicio de su calvario. Ese día, a una cuadra de donde ellos ejercían su derecho a la protesta pacífica, fue asesinado de un tiro en la cabeza el periodista Ángel Gahona.

La otra parte de la historia toda Nicaragua la conoce, Gahona fue ultimado por policías, pero el Estado culpó y condenó a los jóvenes blufileños en su intento por proteger a la institución y mal disponer la lucha cívica.

Más de un año cargaron Brandon y Glen ese crimen, encerrados en las mazmorras de La Modelo, vivieron la experiencia más terrible y la más formativa de sus vidas. Ambos coinciden en que la convivencia con todos los presos políticos les hizo comprender en profundidad la lucha antiorteguista.

Eso sí, cabe destacar que todo el encierro les resultó más llevadero gracias a la juventud que les invade y la sonrisa: el arma más poderosa de esta revolución azul y blanco.

La alegría fue inmensa, Brandon Cristofer Lovo Taylor y Glen Abraham Slate aseguran que sguirán en la lucha por una Nicaragua libre. HOY/Foto: Cortesía

Cantar, rezar y aprender, eso hicieron los jóvenes blufileños durante su encarcelamiento. Eran queridos y confortados tanto por reos comunes como por reos políticos, “pensábamos en los tantos años a los que nos condenaron, casi toda la juventud, pero nos mantenía tranquilos saber que era al lado de personas buenas, a veces nos deprimíamos, pero ellos ahí estaban con nosotros”, expresa Lovo Taylor.

Por su parte, Slate recuerda los chistes y el apoyo recibido de sus compañeros de celda, “se despojaban de lo que tenían para ayudarnos, ellos me hicieron soportar, yo vivía anhelando ver a mi hija de dos añitos, pensando en cómo hacía mi madrecita para llevarme comida, cosas… no podía más que rezar, encomendársela a Dios y mantenerme con vida por ellas”, confiesa.

¡Bienvenidos!

Brandon Lovo y su madre Connie Taylor. HOY/Foto: Cortesía

Brandon Cristofer Lovo Taylor y Glen Abraham Slate fueron dos de los 56 reos políticos liberados el pasado martes 11 de junio en cumplimiento de la Ley de Amnistía. Aunque los jóvenes aseguran que no necesitaban “ese perdón”, por ser inocentes de todo lo que se les inculpó, están felices de haber regresado con sus familias y con su pueblo.

Todo Bluefields les esperó vestidos de azul y blanco, caminaron por las calles al ritmo de tambores con esa sonrisa que tanto le molesta al gobierno ver en los nicaragüenses.

“Ya no nos van a separar de nuestras madres, ellas nos recibieron con comida, frescos naturales, muchos abrazos… dormir en nuestras camas después de tanto tiempo fue salvaje, salimos fuertes, allá reflexionamos, nunca seremos los mismos, ahora seremos mejores y sí seguimos en la lucha, se lo debemos al pueblo”, comparte Brandon.

Glen Slate agradece a toda Nicaragua por el apoyo que recibieron, por la cadena de oración que los mantuvo en pie, por el respaldo de las organizaciones internacionales defensoras de los Derechos Humanos que siguieron de cerca el caso.

Glen Abraham Slate abraza a su madre Jeremy Slate. HOY/Foto: Cortesía

“Gracias por creer en nuestra inocencia, gracias a la familia del periodista Ángel Gahona (q.e.p.d.), Dios derrame bendiciones sobre ellos, siempre nos apoyaron, creyeron en nosotros”, dijo Slate.

“Yo conocí a Gahona desde chiquito, me promocioné en sexto grado con su hijo, éramos amigos, yo estaba en el Hospital Ernesto Sequeira, también herido de bala cuando el periodista expiró, me puse tan triste, tan mal… cuando salimos libres el hermano de él, Juan Carlos, llamó a mi mamá, felicitándola… gracias por tanto cariño a nosotros”, exterioriza Brandon.

Hay tema musical

Brandon Cristofer Lovo ocupaba la mayor parte del tiempo en prisión, escribiendo canciones en el cuaderno que le llevó su madre. Componer y cantar siempre han sido su pasión.

En La Modelo elaboró una pieza musical llamada: “Era un día normal como este”, una crónica que relata todo el proceso en el caso Gahona.

“La canción dice: Me pregunto qué le pasa a esta revolución, me atraparon, me encerraron sin ningún por qué ahí nos dejaron… el caso de Gahona nos aplicaron, somos inocentes detenidos nos dejaron”, cuenta Brandon, quien anunció pronto grabará el sencillo y será escuchado en las radios.

...

Notas Relacionadas