GRANDES CRÍMENES|El crimen de Jean Marcel Corea ¿Inocente o implicado en narcotráfico y lavado de dinero?

Las autoridades nunca esclarecieron el asesinato de Jean Marcel Corea, tampoco aclararon el asesinato de Víctor Girón Lemus, solo tejieron historias de narcotráfico, conspiración, sin llegar a la verdad.

El cuerpo de Jean Marcel fue encontrado en estado de descomposición y con señales de tortura. HOY/Reproducción: Yury Salvatierra

HOY

Jean Marcel Mayorga Corea fue asesinado a sus 25 años de edad. Estudiaba el primer año de Derecho en la Universidad del Valle, Managua. Sus compañeros en la casa de estudios le llamaban cariñosamente Míster Malacatoya, porque en pleno huracán Mitch, más de una vez apoyó a los habitantes de esa comunidad con víveres, participó en jornadas de limpieza y rescates durante las inundaciones.

Era un alumno que prometía un futuro brillante, le gustaba la prosperidad en todos los aspectos, por eso, paralelo a su carrera, se dedicaba a “la compra y venta de equipos de comunicación usados”. Nadie habría creído que era vigilado por gente peligrosa o que andaba en malos pasos… la Policía jamás comprobó este último dato, este fue un caso que se tejió de sospechas y retazos de otras historias. Nunca hubo un juicio, ni sosiego para la familia afectada…

Doña María Luisa Corea, madre de Jean Marcel, pide justicia, una justicia que nunca llegó. HOY/Reproducción: Yury Salvatierra

Según indagaciones de la Policía, todo inició cuando el guatemalteco Víctor Girón Lemus viajó a Nicaragua en mayo de 1999, haciéndose pasar como ganadero, cuando en realidad era miembro de una banda de narcotráfico y lavado de dinero. Viajó supuestamente para reunirse con otro integrante de la banda, el joven Jean Marcel Mayorga Corea, para amarrar un negocio en Camoapa.

Las autoridades infirieron que Jean Marcel Mayorga Corea asesinó a Víctor Girón Lemus en su estadía en Nicaragua. Se planteó que el móvil del crimen fue el robó de 28,000 dólares y una camioneta Mitsubishi. El cadáver del guatemalteco fue encontrado el 26 de mayo en la carretera hacia Villa El Carmen.

La Policía argumentó tal acusación contra Jean Marcel, aseverando que se le había visto en días posteriores al hallazgo gastando mucho dinero, ocho mil dólares en una noche en el night club Vale Todo, donde presuntamente se divertía con prostitutas y también se le vio con la camioneta, pues ya tenía planes de venderla.

Se dice que por ese crimen a Míster Malacatoya (Jean Marcel) lo torturaron hasta morir. Aparentemente fue una pasada de cuentas, una vendetta y los castigadores presuntamente fueron los cuatro hijos de Girón Lemus, quienes por supuesto negaron el delito ante las autoridades y explicaron que habían venido a Nicaragua para poner un arreglo floral en el sitio donde fue encontrado el cuerpo de su papá.

Secuestro y asesinato

Forenses resolvieron que Jean Marcel fuese enterrado inmediatamente, por el alto grado de descomposición. HOY/ Reproducción: Yury Salvatierra

El 11 de noviembre Jean Marcel fue sacado a empujones de su casa por dos desconocidos, algunos testigos informaron que los atacantes tenían acento guatemalteco. Cinco días después, el 16 de noviembre de 1999, apareció asesinado en el kilómetro 26 de la Carretera Vieja a León, en una quebrada de la finca San Pancho.

El campesino José Toribio Jarquín Flores encontró el cadáver como a eso de las ocho de la mañana, cuando llevaba un grupo de vacas a pastar a uno de los potreros de la finca. De repente notó que las reses retrocedieron por el fétido hedor y la gran cantidad de zopilotes que devoraban algo. “Un animal muerto”, se dijo, pero al acercarse se horrorizó.

Jean Marcel estaba atado de pies y manos, tenía dos disparos de arma de fuego en uno de los costados y un disparo en la cabeza, además de quemaduras en ambas piernas.

Por el grado de descomposición, los médicos forenses resolvieron que fuera sepultado inmediatamente en una caja hermética en el Cementerio Central de Managua. Solo se llevaron su cabeza para estudiar detalles del crimen.

El cuerpo fue reconocido por José Rugama, amigo de Jean Marcel, quien dijo a las autoridades que se trataba de él por la ropa que vestía: un pantalón negro, una faja de cuero y una camisa blanca. Los zapatos no se encontraron, el cuerpo estaba descalzo.

María Luisa Corea, madre del joven, había llegado de Miami, Estados Unidos. Al enterarse del secuestro de su hijo, al saber que había sido asesinado, la embargó un profundo dolor. Pidió a las autoridades y medios de comunicación que por favor no inculparan ni involucraran a su vástago en hechos delictivos, porque era una persona de bien, que quería superarse en la vida.

De igual forma, pidió que se investigara el caso y se castigara a los culpables. La señora acusó directamente al periodista Rolando López, dijo: “Esto aquí no para, él (refiriéndose a Rolando López) sabe quiénes son los secuestradores. Aquí no paran las cosas, aunque diga que él no atacó con tres guatemaltecos a mi hijo”.

Lo que cree la policía

HOY/ Reproducción: Yury Salvatierra

El entonces comisionado Carlos Bendaña, jefe de Relaciones Públicas de la Policía, manifestó su preocupación ante la posibilidad de que el crimen organizado estuviera operando en el país.

Resaltó que ya tenían en lista varios hechos que estaban vinculados entre sí, como la captura de un beliceño que llevaba 680 kilos de cocaína, la ejecución de dos personas en las faldas del volcán Casita, el asesinato de Víctor Girón Lemus y el asesinato de Jean Marcel.

Trascendió en ese tiempo que la Policía buscaba al periodista Rolando López, señalado por la madre de Jean Marcel como el autor del asesinato de su hijo. Se creyó que López era el contacto entre el supuesto ganadero y el estudiante de Derecho, para una compra en Camoapa.

Pero, el 17 de noviembre de 1999, el periodista se presentó en la sede de la Policía, para confirmar su amistad con Jean Marcel, pero también para negar su participación en el crimen del universitario.

López dijo que sospechó que Jean Marcel no andaba en buenos pasos, por ello decidió irse de la casa que compartía con él desde hacía dos meses. La Policía no encontró pruebas para inculpar al periodista en la muerte del universitario y continuó las investigaciones, sin jamás resolver el caso.

¿Venganza de hijos de ganadero?

HOYReproducción: Yury Salvatierra

Los hermanos guatemaltecos Saúl, Víctor, Edgar y Gerardo Girón Zúniga, hijos del ganadero ultimado presuntamente por Jean Marcel, viajaron a Nicaragua el 11 de noviembre de 1999, para poner un arreglo floral en el lugar donde fue encontrado el cuerpo de su padre. Eso dijeron a la Policía cuando se les interrogó.

Las autoridades notaron sospechoso que llegaran al país exactamente el mismo día en que Jean Marcel fue secuestrado y posiblemente ejecutado.

La prensa en esa época se contactó con Saúl Girón y este negó que sus hermanos y él tuvieran algo que ver con el crimen de Jean Marcel. También expresó su molestia al enterarse que las autoridades de Nicaragua querían involucrar a su familia en narcotráfico y lavado de dinero. “Nada de eso es verdad”, aclara.

...

Notas Relacionadas