El brutal encierro de tres estudiantes en las mazmorras orteguistas: “el buen humor nos salvó”

La actitud positiva de estos estudiantes ayudó a otros reos políticos que se deprimían y añoraban estar con sus familias, estos líderes ya están listos para seguir luchando por la libertad de Nicaragua.

Los tres mosqueteros del estallido de abril. HOY/Foto: Roberto Fonseca

HOY

El 11 de julio de 2018, minutos antes de ser secuestrados por los paramilitares de Ortega, los líderes estudiantiles Marlon Fonseca, Kevin Rodrigo Espinoza y Hansel Vásquez Ruiz miraron tres arcoíris en el cielo.

A casi un año, exactamente el domingo 9 de junio del 2019, a pocas horas de ser liberados, volvieron a mirar el arcoíris y entendieron que llegaba el momento de regresar a casa.

“Hansel no me creyó, lo tomaba como fregadera, yo le decía: ‘Hansel ya nos vamos’ y así fue, salimos al día siguiente (10 de junio) pero sin Rodrigo, eso nos dolió mucho porque los tres somos bien unidos”, expresó Fonseca.

Kevin Rodrigo Espinoza aprendió el lenguaje de señas en La Modelo, así podía comunicarse a distancia con sus compañeros. HOY/Foto: Roberto Fonseca

El nombre de estos jóvenes pudo escucharse desde que estalló la protesta, hoy día les llaman los tres mosqueteros de la revolución de abril.

Marlon Fonseca y Hansel Vásquez Ruiz, estudiaron Periodismo en la Universidad de Managua (UdeM), tienen una relación de amistad de más de cinco años, iniciaron en la lucha juntos y al llegar a la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), conocieron a Kevin Rodrigo Espinoza con quien iniciaron una hermandad según ellos, incorruptible.

Espinoza fue liberado un día después que sus compañeros, no estuvo con ellos en las celdas sino en El Infiernillo.

“Yo quería que saliéramos los tres juntos, abrazados y es que nos valoramos mucho, vivimos tantas cosas, luchamos por la libertad, nos secuestraron juntos, en prisión estábamos pendientes, nuestra amistad es realmente sólida, de experiencias”, reflejó Marlon.

El humor de cada día

los jóvenes inculpados injustamente de crímenes y terrorismo tenían casi un año de no sentarse sobre el pasto. HOY/Foto: Roberto Fonseca

Hansel Vásquez es relajado, cuando contó lo que vivió en la delegación de Nindirí, el Chipote, en los juicios, La Modelo, lo hizo con una dosis de buen sentido del humor.

“En La Modelo teníamos una perrita a la que llamamos Chayo”, contó mientras lanzaba risotadas. También mencionó que en sus comidas, siempre le salían detallitos.

“Eran pelotas de arroz que servían como queso, moscas como pasas, vidrios… yo mezclaba avena con pinolillo, me lo aconsejó un viejito, me dijo ‘una de cal, una de arena’… en prisión yo solo me hice la endodoncia, tenía un terrible dolor de muela y un experto en supervivencia me dijo que me dañara el nervio, que me lo cortara, así lo hice y luego me lo sellé con pega loca, listo y servido, no me volvió a doler”, compartió Hansel.

Kevin Rodrigo Espinoza también atribuyó comedia a sus historias de encierro en El Infiernillo.

Dijo que tuvo un alacrán de mascota, “era un animalito bien cariñoso, le puse López en honor a Reynaldo López, un rebuscador de ahí La Modelo que era como el diablo”.

Detalló que al alacrán lo tuvo por más de dos semanas, luego lo dejó libre. Según Kevin, una de las cosas que más le gustaba era hacer enojar a los custodios.

“Me les reía y eso no lo soportaban… recuerdo también que teníamos noches de conciertos y no se acababan hasta que llegaban a callarnos, o darle un golpe a uno”.

Kevin añadió que no se perderá por nada del mundo las lunas venideras “casi un año sin verla es mucho tiempo”. Asimismo, hizo énfasis en su cambio físico, “yo era un gordo negro, ahora soy un chele flaco”, sonrió.

La fuente de noticias

Por su habilidad con las palabras, Marlon Fonseca fue la voz noticiosa en La Modelo, era el filtro de la información.

“Como no teníamos manera de saber lo que estaba pasando allá afuera, con lo poco de noticias que nos llevaban los familiares yo hacía un resumen y lo presentaba a todos”, explicó.

De igual manera Marlon era quien preparaba el culto con Eddy Montes (q.e.p.d.), “un día antes de que lo asesinaran él me dijo que había tenido una profecía, me dijo: ‘Dios me ha revelado que vamos a salir todos… yo no sé si voy a salir con ustedes, pero vamos a salir’, eso me señaló y así pasó, él nos liberó con su sacrificio”, finalizó.

No necesitaban amnistía

Foto: Archivo

Para los tres mosqueteros de la revolución de abril la amnistía no la necesitaban puesto que son inocentes de todo los delitos que se les achacaron.

Marlon Fonseca, Kevin Rodrigo Espinoza y Hansel Vásquez Ruiz fueron condenados a 17 años y seis meses de cárcel después ser declarados culpables de terrorismo y otros delitos en perjuicio de Radio Ya y el Estado de Nicaragua.

...

Notas Relacionadas