Monseñor Abelardo Mata dio detalles de la crisis que vive Nicaragua al vicepresidente de Estados Unidos

De acuerdo al religioso, la administración norteamericana, que dirigen el presidente Donald Trump y Pence, conocen muy bien la realidad que vive Nicaragua

Reunión, Mike Pence, Estados Unidos, Nicaragua, crisis, iglesia católica

El obispo de la diócesis de Estelí monseñor Juan Abelardo Mata. HOY/Archivo

HOY

El obispo de Estelí, Abelardo Mata, dijo que en la reunión que sostuvo el 30 de mayo con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, le brindó detalles sobre la crisis sociopolítica del país, así como la persecución religiosa que le ha tocado vivir a la Iglesia católica con el régimen de Daniel Ortega.

De acuerdo al religioso, la administración norteamericana, que dirigen el presidente Donald Trump y Pence, conocen muy bien la realidad que vive Nicaragua.

La reunión se dio por “invitación de ellos mismos porque él (Pence) pidió escucharme directamente y sobre todo, en mi persona, agradecer a la Iglesia Católica (de Nicaragua), todo el trabajo que hacemos por la pacificación y por la defensa del pueblo”, reveló Mata.

De igual forma aseguró que el vicepresidente le dejó saber su admiración hacia la Iglesia de Nicaragua.

De acuerdo al purpurado, Pence le expresó que estaban pensando en tomar decisiones acerca de la situación en el país, por lo que quisieron conocer la posición del obispo sobre el conflicto político social que la nación enfrenta desde abril pasado.

“Parece que el objetivo de escucharme era corroborar sus informaciones que tienen”, reveló Mata pero no ahondó en detalles.

Libertad religiosa

Monseñor Mata explicó además que se reunió con Sam Brownback, embajador de los Estados Unidos para la libertad religiosa internacional, a quién le informó sobre el asedio y acoso que sufre la Iglesia en Nicaragua.

“Fue una conversación larga y muy profunda para plantear muy concretamente las cosas que estamos viviendo en el país. Le expresé que la libertad religiosa en Nicaragua está maniatada”, dijo Mata.

Además, según él, le expresó a Brownback que él mismo sufre el asedio. “Yo en lo personal no puedo salir tranquilo porque sé que hay piquetes que me están esperando para hacer bulla y si me muevo a algún lugar lo tengo que hacer a escondidas”, aseguró.

“Es terrible lo que vivimos porque (el régimen) está envenenando el corazón de la gente contra nosotros los religiosos, sacerdotes, obispos y delegados de la palabra. Ni siquiera nos podemos reunir en oración porque sabemos que hay gente allí controlándonos”, lamentó el religioso.

Explicó que la decisión de los obispos de no participar como testigos y acompañantes en el diálogo que inició el pasado 27 de febrero entre la Alianza Cívica y el régimen de Daniel Ortega, obedeció a que Daniel Ortega, pretendía utilizarlos.

“Naturalmente eso mirábamos y no quisimos dejarnos utilizar. Además, el gobierno ponía condiciones descalificando a algunos obispos y nosotros no lo permitimos y eso molestó mucho, porque ningún obispo está en venta. No lo permitimos y además sabíamos que esto era solo para jugar tiempo por parte del régimen”, sostuvo el también secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Por otro lado el jerarca católico sostuvo que el estado policial en que vive el país se complica cada día porque además no cree que dictador Ortega desee una salida que conduzca al país a su democratización.

“El pueblo no es gobernable por parte del régimen. Este gobierno se sostiene nada más por las armas, no hay otro camino. Un país así no avanza”, enfatizó.

“Ortega perdió el derecho a gobernar por sus acciones y no hablo de la legitimidad de origen, que también es ilegal”, cuestionó el religioso.

A su vez, el obispo de la Diócesis de Estelí aseguró que la Alianza Cívica no representa a todos los sectores del país.

“Esta nueva Alianza Cívica yo no la creo representativa de todo el pueblo, prácticamente el estudiantado ha sido marginado. Tenía más energía, más fuerza, más representatividad la primera Alianza Cívica que se formó para entablar el diálogo (de mayo de 2018)”, aseguró.

Para el religioso, la actual Alianza Cívica debe ser más clara con sus actuaciones frente al régimen Ortega-Murillo.

El religioso recordó que precisamente el primer diálogo de mayo se paralizó porque se le exigió a Ortega liberar a los presos políticos, retirar a los paramilitares y permitir que el pueblo se expresara.

...

Notas Relacionadas