Molestias en el galerón “Renacer” ubicado en el Oriental

Comerciantes temen que Commema ceda espacios libres que hay alrededor de galerón

Este es uno de los espacios que supuestamente Commema va a ceder a otros comerciantes, está al frente del nuevo edificio. Los vendedores aseguran que también anduvierón midiendo a los alrededores. HOY/ Roberto Fonseca

HOY

Han pasado tres semanas desde que fue inaugurado el galerón “Renacer” en el mercado Oriental. Hasta la fecha, algunos de los comerciantes que recibieron sus espacios ahí no han podido trasladarse, otros ya están “mordiendo el leño” como dice una frase popular, pues está costando que nueva clientela los visite.

Este problema mantiene tensos a algunos marchantes que tuvieron que hacer préstamos para comprar cortinas y todos los materiales necesarios para asegurar sus espacios y empezar a trabajar, pues han escuchado que la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) va a ceder algunos espacios alrededor del nuevo edificio, lo que les bajaría aún más las ventas.

“Anduvieron midiendo espacios (antier), les preguntamos a los funcionarios cuál era el objetivo y no dieron respuesta. Estamos seguros que los van a vender, quitaron a esa gente cuando empezaron a construir y los reubicaron en el nuevo galerón, pero no tienen que meter a nadie más, no sería justo, ya varios manejamos el asunto, y no queremos que haya más irregularidades, porque demasiado hemos sufrido”, señala un marchante que por temor a represalia omitió su nombre.

El comerciante agregó que si los alrededores del nuevo galerón se llenan de nuevos negocios, la clientela tampoco tendrá ánimos de subir a la segunda planta, “más de 80 vendedores serán los perjudicados, porque de hecho nadie quiere subir esas escaleras”, subraya el vendedor.

No tienen dinero

Son 232 tramos que conforman el nuevo edificio, pero ni la mitad de esos espacios han sido ocupados aún por sus dueños. HOY/ Roberto Fonseca

Maritza Miranda, dueña de un puesto de abarrotes, comenta que “muy pocos (comerciantes) se han podido cruzar a sus espacios porque no tienen para comprar cortinas, la más pequeña puede llegar a costar 300 dólares, conseguirlos en estos tiempos es muy difícil”, manifiesta.

Con respecto a las ventas, la vendedora dice que el comercio no se mantiene al cien, son sus clientes viejos quienes no los dejan caer.

“Quizás cuando los comerciantes que faltan terminen de cruzarse y haya más movimiento en la zona se anime a venir gente nueva, muchos lo van a preferir porque hay condiciones y seguridad, más comodidad para comprar”, dice la vendedora María García.

HOY/ Oscar Navarrete

Actualmente, en el nuevo edificio hay tramos activos de abarrotes, especias, plástico, lácteos y candelas. También está funcionando un puesto de comida y una barbería.

“Lo que queremos es que la gente se entere que hay gente tratando de salir adelante, que vengan a comprar, a dar su vuelta, a conocer. No que están construyendo más tramos donde se supone no es permitido, más bien se debería de buscar la forma de ordenar este centro de compras, la entrada principal a esta nueva obra. Lo que deseo es que pronto se llene de vida este lugar, porque después de dos años es lo que merecemos”, resalta Jorge Méndez.

Esperanzas vivas
Después de dos años de espera, los comerciantes llegan desde muy temprano a sus tramos con la esperanza de recuperar su economía.

El incendio del 17 de mayo del 2014 además de provocarles dolor a los afectados les ha dejado deudas que no han podido saldar.

Reiteran el llamado a la clientela para que llegue a hacer sus compras a este nuevo espacio y esperan que las áreas verdes del lugar sean respetadas por las autoridades pertinentes.

...

Notas Relacionadas