La mujer trans originaria de Diriamba, a la que un custodio le bajó un diente con bota militar

Aún con todo lo que vivió asegura que seguirá en pie de lucha para que se les respeten sus derechos como mujer transgénero y como ciudadana nicaragüense

Carolina expresa que no se arrepiente, que todos lo que apoyan esta causa política tendrán su recompensa de ver un país diferente y lo que hizo fue por amor a todos. HOY/Cortesía

La sexy Carolina, es otra mujer trans que decidió unirse a la lucha cívica en abril de 2018 en Diriamba -Carazo, uno de los departamentos más golpeados de Nicaragua, durante la reciente resurrección donde el régimen orteguista levantó los tranques a fuego y bala.

Su nombre de pila es Augusto Antonio Gutiérrez Mercado, quien el próximo 13 de julio cumplirá 35 años y quien estuvo secuestrado desde el 9 de julio de 2018, cuando el gobierno envió a todas sus fuerzas militares y paramilitares a “limpiar Diriamba”. El 20 de mayo fue excarcelado y ahora está bajo la figura de convivencia familiar.

Puede interesarle: Siegan la vida de joven bailarín originario del municipio de Dolores

Carolina cuenta que eso es lo más horrible que ha pasado en su vida. Desde la tremenda y cruel golpiza el día que lo secuestraron aún presenta secuelas dolorosas, como es haber perdido dos de dientes producto de esa primera golpiza, y un tercer diente que perdió durante estuvo encarcelado en La Modelo, donde uno de los custodias le “bajó” el diente con su bota militar.

“Nos ponían a hacer sentadillas y nos acostaban en el piso, y solo por levantar la cabeza un poco, me dejaron ir la patada y ahí perdí mi tercer diente”, contó la presa política.

Condena

Carolina fue condenada a trece años y medio de prisión, fue acusada de terrorista, tranquera y de haber participó en la quema de las oficinas de la policía en Diriamba.

Ella no era activista, no era organizada, se dedicaba a lavar y planchar, y hasta a cocinar para sobrevivir. Le gustaba tomarse sus tragos cuando tenía algo de dinero, es una persona alegre y amistosa. Sus vecinos aseguran que no la imaginaron con tanta valentía para hacerse responsable de los tranques cercanos a su casa y barrio.

Además lea: Eddy Montes Praslin pudo salvarse, asegura cirujano de la Unidad Médica Nicaragüense

Casi pierde ojo

Esta mujer transgénero, actualmente recibe apoyo médico para recuperar sus dientes y también contemplar la posibilidad de recuperar la vista en uno de sus ojos, que producto de torturas y golpes le desprendieron la retina y casi no tiene visibilidad.

Aún con todo asegura que seguirá en pie de lucha para que se les respeten sus derechos como mujer transgénero y como ciudadana nicaragüense, vivir en un país libre de dictadura.

Noha Luz Parrales Mercado es la madre de Carolina, es de origen muy humilde y cuenta que parió ocho hijos. “Augusto es el cuarto de mis hijos en nacer. Para mí siempre es Augusto y nunca le he llamado con otro nombre, toda la familia le llamamos por su nombre, aunque alguna gente le pone “malos nombres o apodos”, él tiene un montón. Ese de Carolina se lo puso él mismo, pero aquí para nosotros es Augusto”, explica Parrales Mercado.

También lea: Así es la vida de los presos políticos fuera de las rejas

De escasos recursos

La familia de Carolina vive en una pobreza extrema. “El día que lo vinieron a llevar, le destruyeron su ranchita cuenta su hermana Escarleth, de 23 años. Al visualizar el “cuarto” donde habitaba Carolina, es un espacio pequeñito donde ahora está vacío, solo está el pedacito de tierra donde cuentan hubo un ranchito que fue destruido por paramilitares el día que lo llegaron a secuestrar.

“Yo sufría mucho cuando lo miraba en los tranques, a veces lo dejaban solo cuidándolo. No tenían armas, y Carolina solo andaba un machete y un cuaderno donde anotaba a todo el que quería pasar por el tranque, y eso no le gustaba a muchos. A Carolina la llegaron a sacar a patadas, le dieron una tremenda golpiza, lo llevaron al parque y ahí lo siguieron masacrando”, expresó su mamá.

Después del secuestro la sexy Carolina pasó desaparecida por un mes y fue vista por su familia en el Chipote, celdas de tortura en Managua.

“Hasta un mes después logramos verlo, y todavía estaba desfigurado por la golpiza” expresa Escarleth. El fue torturado – según contó a su mamá – , se burlaban de él por ser “cómo es”. La misma policía llegó a decir a su casa que agradeciera que no lo habían matado. “Que ese cochón hijueputa les había quemado la policía junto a otros golpistas, que muerto debería estar”.

Carolina expresa que no se arrepiente, que todos lo que apoyan esta causa política tendrán su recompensa de ver un país diferente y lo que hizo fue por amor a todos.

...

Notas Relacionadas