Casi dos décadas embelleciendo a los caballeros

Tener un buen carisma y brindar buena atención a los clientes refiere Amílcar Antonio García Villalobos lo ha llevado a alcanzar el éxito en su barbería

Amílcar Antonio García Villalobos lleva 19 años cortando cabello y se siente muy orgulloso de la profesión. Mynor García

Tener un buen carisma y brindar buena atención a los clientes refiere Amílcar Antonio García Villalobos lo ha llevado a alcanzar el éxito en su barbería que se sitúa al costado suroeste del mercado municipal de Diriamba.

García es oriundo del municipio de Dolores y de los 35 años que tiene, 19 los ha dedicado a cortar cabello a los hombres.

Él no sabía cómo usar la tijera, cuchilla, ni mucho menos la máquina de rasurar y aprendió viendo en otra barbería de la ciudad. Un primo suyo, que ya era barbero, fue quien lo motivó para que aprendiera el oficio.

Puede interesarle: La solución a sus radiadores

En ese entonces Amílcar era estudiante de la carrera de Ingeniería en Sistemas y en las tardes asistía a la barbería. Recuerda que el primer corte que hizo fue el de un amigo que acostumbraba a mantener la cabeza rapada. “Yo estaba nervioso y me dio miedo, porque era algo nuevo para mí”, dijo.

A su amigo no le cobró por el corte y después que perdió el miedo, buscaba a los niños de la calle para rasurarlos gratis. A los cinco meses de haber estado en prueba, fue que lo contrataron y empezó a ganar dinero como barbero.

El arreglo y corte de barba cuesta 40 y cejas 20. Barba dibujada y con tinte cuesta 80. Los precios siempre dependerán del servicio. HOY/Mynor García

También estuvo en otras barberías, pero García, por su agilidad con las tijeras y amabilidad para atender a los clientes, ya se había ganado el respeto entre los demás barberos del municipio. De haber puesto su propio negocio lleva 13 años.

Me siento más que bendecido con mi negocio. En un futuro no muy lejano, espero contar con mi propio local, porque donde estoy rento. Me gusta la calidad, por eso también le exijo puntualidad a mis colaboradores”.Amílcar Antonio García Villalobos, comerciante
Le exige puntualidad a sus colaboradores. Es parte de la calidad que le gusta que tenga su negocio al que le llegan bastantes clientes. HOY/Mynor García

El inicio

“Comencé con una silla, tenía un carrito y lo vendí, quería comprar otro carro que fuera más moderno, pero dije no, mejor me compro otra silla. Era un local pequeño, una esquinita, pero después que compré la tercera silla, me trasladé a este lugar que es más grande”, contó García.

En su establecimiento hay seis sillas de barbero y cuenta con al menos cinco asientos más para los clientes que están en el sitio de espera. Asimismo, paga el servicio de televisión por cable e internet para que su clientela se mantenga entretenida.

Niños, jóvenes y adultos llegan a la barbería de este joven emprendedor, quien emplea a más de seis personas. Su éxito también lo asocia al esfuerzo y dedicación que le ha tomado al negocio.

En su barbería se atiende todos los días, de 7:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, excepto los domingos que cierra a las 3:00 de la tarde o hasta que se vaya el último cliente.

Se hizo un profesional

Con su trabajo, García pagó sus estudios universitarios y ahora es un profesional de la ingeniería. Es casado y le tienen un niño.

Debutó como boxeador en la categoría de aficionados, pero se alejó del deporte por el trabajo. Aunque se convirtió en su propio jefe, le gusta siempre rasurar. A sus trabajadores les paga el cincuenta por ciento de los cortes realizados.

Un corte de cabello en su barbería cuesta 40 córdobas y si el cliente exige un corte moderno, como por ejemplo el fade vale 60 córdobas.

...

Notas Relacionadas