Hallan casi decapitados a hermanos en Matiguás

Cuerpos estaban en camino a una comarca y un pariente que los acompañaba asegura que el agresor es un viejo enemigo de las víctimas

Así fueron encontrados los cuerpos de los hermanos Jarquín Cano en una comarca de Matiguás, Matagalpa. HOY/Cortesía

La Policía de Matiguás, en Matagalpa, investiga las motivaciones que llevó a un hombre a machetear a dos hermanos, al punto de casi decapitarlos.  La víctimas fueron identificadas como Paulino Jarquín Cano, de 33 años, y Aurelio Jarquín Cano, de 30 años.

Los cuerpos de los hermanos fueron hallados a la orilla de un camino de macadán en el sector conocido como La Bruja, comunidad El Anzuelo, del municipio de Matiguás, en este departamento.
Félix Jarquín Cano, hermano de las víctimas, fue quien encontró los cadáveres antes del amanecer de este viernes 31 de mayo y de inmediato avisó a las autoridades policiales de Matiguás. La Policía llegó al lugar y realizó anotaciones sobre la escena sangrienta.

Extraoficialmente se conoció que Félix encontró los cadáveres cerca de las 4:30 de la mañana, cuando salió a buscarlos porque no habían vuelto a casa desde la noche anterior.

Atacados

Uno de los cuerpos estaba junto a un alambrado de púas y el otro, a poca distancia, a la orilla del camino. El equipo de investigación policial que llegó al sitio, dio a conocer horas después un adelanto de las averiguaciones. Preliminarmente determinaron que la noche del 30 de mayo, la noche que presuntamente los mataron, las víctimas habían estado tomando licor con su cuñado Jacinto López Cantillano.

Los hermanos Jarquín Cano hallados casi decapitados en un camino en una comarca de Matiguás, Matagalpa. HOYCortesía
Los hermanos Jarquín Cano hallados casi decapitados en un camino en una comarca de Matiguás, Matagalpa. HOYCortesía

De manera extraoficial, trascendió que cuando los hermanos Jarquín Cano y su cuñado volvían a sus casas, fueron interceptados por un hombre que los atacó a machetazos. López Cantillano al parecer logró escapar ileso, corriendo hacia un potrero, y habría sido él quien brindó detalles a los policías sobre las circunstancias en las que ocurrió el doble crimen.

En esta zona, las muertes por venganza y rencillas de tipo personal son frecuentes. Los que conocen a los hermanos Jarquín Cano dijeron que todo hace indicar que la agresión la causó ese tipo de pleitos.

Autor identificado

 

Por las condiciones en que fueron encontrados los cuerpos, se llegó a pensar que el atacante pudo ser más de uno, pero debido a la información que dio el sobreviviente, aparentemente es uno y ya la Policía lo tiene identificado.

Según los reportes extraoficiales de las autoridades que investigan el crimen, López Cantillano dijo que el asesino se llama Julio César Orozco, de 19 años, y que este tenía serias diferencias con los hermanos. “Es pasada de cuentas entre enemigos”, afirmó.

Las autoridades aseveraron que tras la entrevista realizada al cuñado de las víctimas emprendieron un operativo de búsqueda y captura en su contra. Debido a que a las víctimas no les robaron ninguna pertenencia, el ataque fue más motivado por rencillas personales, aunque los detalles no fueron precisados.

Los hermanos murieron por hemorragia masiva, causada por las heridas de machete del agresor. Algunos filazos cerca del cuello casi los decapitan.

Denuncian doble crimen

El padre y su hijo asesinados en los primeros días de este mes en la comunidad La Esperanza, en Wina Ayapal, Jinotega, corresponden a los nombres de Julio César Fonseca Torres, de 42 años y Milder Asael Fonseca, de 10.

El padre y su hijo que fueron encontrados sin vida. Sus parientes denunciaron a los autores del crimen. HOY/Cortesia
El padre y su hijo que fueron encontrados sin vida. Sus parientes denunciaron a los autores del crimen. HOY/Cortesia

Las víctimas fueron identificadas por José Luis Fonseca Martínez, de 57 años, padre y abuelo de ambos. El miércoles 29 Fonseca Martínez hizo oficial la denuncia del doble crimen contra sus parientes. Fonseca Martínez contó ante las autoridades que un día antes que mataron a su hijo y a su nieto él le entregó a Julio César un dinero como parte de su herencia y este había viajado en busca de comprar un terreno.

Los matan para robarle

Dijo que con el dinero en la mano su hijo y su nieto salieron de la comunidad La Esperanza, en compañía de Fernando Pérez, de 28 años, y Alexander Pérez, de 18, quienes presuntamente los asesinaron para robarles el dinero en el camino hacia la localidad de Babacito. Una vez que los mataron, los asesinos huyeron.

Las autoridades explicaron que el niño presentaba un orificio de bala en el cuello y machetazos en distintas partes del cuerpo, mientras que su padre tenía múltiples heridas de bala y machete, y cerca de su cadáver fueron encontrados 15 casquillos de bala.

...

Notas Relacionadas