Lo esencial, urgente y verdaderamente importante…

Un millón de especies están desapareciendo de la faz de la tierra, sin que haya oportunidad o posibilidad de revertir este fenómeno.

Decía Richard Bach a través de su personaje cumbre “Juan Salvador Gaviota”, “…lo esencial es invisible a los ojos…”, y eso viene muy a colación de la época que estamos viviendo, metidos en una vorágine, un torbellino de pasiones encontradas por temas puntuales y de actualidad, mientras nos deslizamos por la aguda pendiente del cataclismo y la catástrofe.

Mientras en algunos países, pocos por suerte, nos preocupamos por los derechos humanos, por las libertades esenciales, por los presos políticos, por la justicia para con las víctimas fatales y no fatales, por la libertad de prensa, por la democracia, etc., mientras nos enfocamos en estos menesteres, un millón de especies están desapareciendo de la faz de la tierra, sin que haya oportunidad o posibilidad de revertir este fenómeno.

Mientras que en otros países se preocupan por los derechos de los homosexuales, los trans, y otros, por la legalización de las drogas, además de la privacidad en las redes y que no se difundan los datos personales, y uno de los temas centrales del día a día son las acciones de la bolsa o las ganancias de las empresa, entre tanto, el calentamiento global sigue avanzando, los polos se van derritiendo, las aguas van subiendo, y vamos cediendo territorio palmo a palmo a una naturaleza que no acepta ni perdona errores.

Los grandes millonarios de este mundo, posibles actores de un cambio por su poder económico, están más preocupados por los desastres arquitectónicos o artísticos, que por la pérdida de bosques y áreas verdes… ¿acaso Notre Dame nos dará oxígeno?

Creo que, por ver los problemas puntuales de cada nación, importantes por cierto y esenciales para la humanidad como especie pensante, social y ética, olvidamos lo esencial, ¿de qué nos sirve rescatar la democracia si nuestro planeta muere o desaparece?

¡Claro que vivimos en una sociedad, en la que debe imperar el derecho, la justicia y los valores! ¡Pero de poco nos servirán si no tenemos dónde gozarlos!

Personalmente, creo que todos deberíamos priorizar, poniendo como punto principal de nuestras preocupaciones el cambio climático, el calentamiento global, la pérdida masiva de especies, la destrucción paulatina de nuestro planeta.

Hay especies que tienen una gran publicidad, como los osos polares flacos y hambrientos en un Polo Norte que se va destruyendo a pedazos, los rinocerontes y elefantes asesinados por sus cuernos, los leones asesinados tontamente para lucir una cabeza en un salón, pero lo preocupante es que los bancos de pesca se han reducido al mínimo, desapareciendo gran cantidad de especies, las abejas van reduciendo su población año tras año, las ranas y otros anfibios casi han desaparecido de vastas regiones, los cauces de los ríos van disminuyendo a niveles peligrosos, enormes áreas se van desertificando y sin embargo, seguimos despalando.

Esperemos que aún quede tiempo para salvar este angustiado planeta, al que ningún gobierno toma en serio, ni a la población mundial preocupa.

Dr. Enrique Rimbaud, director del Consultorio Animal, presidente de Fundación A.Mar.Te. y doctor en Medicina y Tecnología Veterinarias. Teléfono: 88521488

...

Notas Relacionadas