Menor ya se había salvado de incendio hace seis años

Vecinos creen que padres tenían temor de que los sacaran de Costa Rica, por eso callaron sobre salud de su hijo

En esta humilde vivienda falleció el menor de 16 años con discapacidad. Sus padres son investigados por homicidio por omisión. HOY/Cortesía La Teja

Los vecinos de La Angosta, en La Guácima de Alajuela, todavía no salen del asombro por la muerte del adolescente de 16 años que falleció, supuestamente, por negligencia de los papás, quienes fueron detenidos.

Walter Espinoza, director del OIJ, afirmó que en el vecindario desconocían de la existencia del adolescente que tenía parálisis cerebral.

No obstante, la lugareña Kimberly Amores contradice esa versión, ya que ella vive a 600 metros de la casita en la que vivía el muchacho y más bien recordó que a él le habían salvado la vida hace 6 años en medio de un incendio.

El siniestro que enfrentó la familia ocurrió el viernes 15 de febrero del 2013 en esa misma comunidad.

Los papás son nicaragüenses, un ama de casa de apellido González, de 46 años, y un peón apellidado Centeno, de 35, quienes están descontando seis meses de prisión preventiva desde el lunes por la tarde.

“A ellos se les había quemado la casa, la mamá no sacó nada. Ella lo primero que hizo fue salir con su bebé alzado (el ahora fallecido). Ella no es mala persona, pero sí estamos claros que está mal hecho que no buscara ayuda antes”, dijo Amores.

“El señor también es muy trabajador, a veces lo veíamos pasar debajo del aguacero”, agregó Amores.

Doña Heidy, mamá de Kimberly, expresó que conocen a la familia desde hace años. “Para mí ella era una mamá amorosa y preocupaba, me decía que le iba a cocinar al chiquito, solo así le decía. Nosotros sabemos de la existencia del adolescente, cómo lo mantenían en la casa no lo sé, pero me parecían unos papás preocupados”, dijo Heidy.

Los fiscales presumen que el menor habría estado enfermo y que, en apariencia, los imputados no lo llevaron a ningún centro médico para su respectiva atención, él pesaba 11.8 kilos, tenía lesiones en sus dientes y piel, los vecinos señalaron que quizás los padres temían que los sacaran del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas