Hazel está orgullosa de ser madre de trillizos

En su primer parto Hazel tuvo a tres hermosos varones

Trillizos, madre, soltera, sacrificio, Nicaragua, ley

Hazel es madre de tres niños y haberse convertido en madre, dijo, es lo mejor que le ha tocado en su vida. HOY / Mynor García

HOY / Carazo

Cuando a Hazel Nohemí Arauz Baltodano le dieron la noticia que estaba embarazada de trillizos en su primer parto, le causó temor. En esa época estaba sin trabajo y contaba solo con el apoyo de su mamá, pero con la ayuda de Dios y de su progenitora ha salido adelante.

Sus niños nacieron sanos, casi no se enferman y se han venido desarrollando con normalidad. “Son inteligentes e hiperactivos”, manifestó Arauz, quien habita en Diriamba.

De eso hace ya casi tres años, Ithan, Matías y Elías el próximo 6 de octubre cumplen tres años. Para poder mantenerlos Hazel se tiene que quedar a dormir en su trabajo para ahorarse el costo de los pasajes, los fines de semana llega a su casa para ver a sus retoños.

A Ithan y Matías, los describe como cariñosos y alegres, y a Elías como el líder de los hermanos y como el más travieso. Los tres niños comen de todo y les fascina tomar refrescos naturales.

En medio de sus posibilidades, esta mujer trata de comprarles ropas iguales a sus niños, pero a veces se le dificulta, además está clara que no debe de ser una ley que se tiene que cumplir. Uno de sus anhelos es poder volver a retomar sus estudios de Química y Farmacia, los cuales dejó para poder mantener a sus hijos debido a que es madre soltera.

Se operó

Después de su parto, decidió operarse para no tener más hijos, porque sabe que ser madre significa una gran responsabilidad. Aunque ha pasado por muchas dificultades, Arauz aseguró que Dios nunca la ha desamparado.

“He tenido que pedir raid para llegar hasta mi trabajo y venir aquí a mi casa, para que a mis hijos no les falte nada”, sostuvo.

Los trillizos quedan al cuido de su abuela materna, doña Guadalupe Baltodano, quien se vuelve un “colocho” para realizar los quehaceres de la casa y estar al pendiente de sus nietos para que no les pase nada.

Los niños se bañan entre las 9:00 y 10:00 de la mañana y se duermen entre las 6:00 y 7:00 de la noche, a veces dos horas después. Hazel indicó que ha obtenido pocos beneficios de la Ley especial de protección a las familias con embarazos y partos múltiples.

Un señor que trabaja como conductor en un microbús interlocal, la apoya diariamente con la leche de sus hijos. “Es algo que se lo agradezco y siempre se lo agradeceré, porque él no tiene ninguna responsabilidad y sé que Dios se lo va a multiplicar. Él se dio cuenta de mi caso por las noticias”, dijo.

Ayuda de todos
Tras el nacimiento de sus pequeños, hubo gente que le ayudó. “A mis hijos durante meses no me les hizo falta nada, de todas esas personas que me ayudaron me siento muy agradecida y siempre le pido a Dios que las bendiga, porque ellas fueron una bendición para mi vida y la de mis hijos”, contó Arauz, quien habita donde fue La Bloquera, una cuadra al norte, una cuadra al este en el barrio El Recreo, Diriamba.

 

...

Notas Relacionadas