Aquel 30 de mayo que se tiñó de sangre

La peor masacre de esta crisis sociopolítica fue perpetrada contra las madres de abril que en las calles exigían justicia por sus hijos muertos

Alejandra Rivera llora ante el cuerpo de su hijo Daniel Reyes Rivera, de 25 años, asesinado el 30 de mayo del 2018. HOY/Archivo

Alejandra Rivera llora ante el cuerpo de su hijo Daniel Reyes Rivera, de 25 años, asesinado el 30 de mayo del 2018. HOY/Archivo

Paula Hernández supo que su hijo Maycol Cipriano González Hernández había muerto cuando esperaba en el parqueo del Hospital Vivian Pellas. Eran las 10:22 de la noche del 30 de mayo del 2018. Su corazón de madre se hizo pedazos.

Maycol llegó al centro asistencial con heridas de balas, tras el más terrible ataque paramilitar y policial contra civiles desarmados durante esta crisis sociopolítica, que ya cumple 408 días y sigue sin solución.

18 personas fueron asesinadas ese día. El llanto por los masacrados calló a los mariachis, acostumbrados a sonar en esa fecha, la cual durante muchos años no será más festiva en el país. “Nada hay que celebrar, es un día de luto porque balas asesinas nos arrebataron a nuestros hijos”, señala Leoncia Plácida Vega, madre de César López Vega, caído también durante la represión.

Lea también:”Madre de todas las marchas” termina en masacre

No solo en Managua el régimen hizo correr la sangre, ya que al menos tres de los asesinatos ocurrieron en manifestaciones de Masaya, Estelí y Chinandega.

Tiros letales y precisos

Una investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), reveló que los disparos alcanzaron a los manifestantes en la cabeza y tórax, una precisión que los hizo concluir que habían sido utilizados francotiradores contra manifestantes desarmados.

Estudiantes y manifestantes intentaron capear las balas de paramilitares y policías. HOY/Archivo
Estudiantes y manifestantes intentaron capear las balas de paramilitares y policías. HOY/Archivo

El horror no paró ahí. En al menos dos de los muertos, se notó el uso de armas de grueso calibre, pues las balas casi desbarataron los cráneos de las víctimas.  El terror de aquella tarde fue tal que muchos buscaron refugio dentro de las instalaciones de la Universidad Centroamericana, UCA, que abrió sus portones para evitar más muertes.

Desde el estadio

La investigación del GIEI determina que la Policía y paramilitares dispararon y asesinaron desde el Estadio Nacional Dennis Martínez a una aglomeración de manifestantes que estaban frente a la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI.

Lea también:Madres se preguntan: ¿Como olvidar a nuestros niños muertos?

El ex big leaguer Dennis Martínez, quien da nombre al coloso, criticó la represión y se distanció de los actos que salpicaron de sangre las paredes del estadio.  Ese mismo día, el orteguismo había convocado a una contramarcha y concentró a una multitud de sus seguidores en la rotonda Hugo Chávez, en lo que ellos denominaron cantata a la madre. Antes, en redes sociales, anunciaron una respuesta contundente contra los opositores que exigían y exigen todavía el final de la dictadura.

Nada que celebrar

Para las madres que perdieron a sus hijos el 30 de mayo del 2018, este día es ciento por ciento tormentoso. En sus memorias sigue vivo el ataque sanguinario que les arrebató lo más preciado.

Yadira Córdoba, madre de Orlando Córdoba, el catorceañero que soñaba con ser músico y futbolista, aún no olvida esa mañana del 30 de mayo en que su pequeño la felicitó en Facebook: “mi viejita linda… felicidades”. “No hay nada que celebrar. Nada está normal. A mí me arrebataron a mi muchachito y exijo justicia, quiero que paguen los culpables”, refirió entre lágrimas.

Yadira Córdoba, madre de Orlando Córdoba (q.e.p.d.). HOY/ Francely Navarro
Yadira Córdoba, madre de Orlando Córdoba (q.e.p.d.). HOY/ Francely Navarro

Por su parte, Alejandra Rivera Ruiz, madre de Daniel Reyes Rivera, de 25 años, también asesinado en la marcha del 30 de mayo del 2018, aseguró estar muy dolida por la indiferencia y cinismo del gobierno.

“Se han burlado de nuestro llanto, de nuestro dolor. Queremos que no queden impunes los crímenes, aquí vino la Fiscalía para que pusiéramos la denuncia, nosotros los rechazamos porque ellos son el mismo Estado, quieren cambiar la información”, destacó. También señaló que este día no es más que el día en que mataron a su hijo con total crueldad.

Alejandra Rivera, madre de Daniel Reyes (q.e.p.d.). HOY/Cortesía
Alejandra Rivera, madre de Daniel Reyes (q.e.p.d.). HOY/Cortesía

“Yo no tengo ni tendré nada que celebrar nunca. Las heridas están abiertas, yo extraño a mi muchacho, era un estudiante, llevaba cuarto año de Veterinaria, no era un delincuente, no merecía ese fin, ninguno de los jóvenes que asesinaron”, expresó Rivera Ruiz.

...

Notas Relacionadas