Femicida quiso lavarse las manos ante juez, pero esta no le creyó

Sujeto dijo que el disparo fue accidental, pero un perito de balística hizo añicos su teoría

El femicida Walter Juárez con cinismo y frialdad declaró ante una juez de Managua que lo ocurrido a su expareja Emma fue un accidente. HOY/Alejandro Flores

HOY

Con cinismo y queriendo burlar a la juez Fabiola Betancourt, el presunto femicida Walter José Juárez Varela, de 32 años, dijo que admitiría hechos, pero el sujeto se puso a inventar y brindó una declaración distorsionada para su propio beneficio, pero la judicial no le dio credibilidad al relato que elaboró hábilmente el procesado.

La titular del Juzgado Primero Especializado en Violencia, Fabiola Betancourt, rechazó la confesión que hizo el femicida Juárez, porque lo que el reo admitió es propio de un hecho de homicidio imprudente, y la judicial le recordó al procesado que la Fiscalía lo está acusando por un femicidio que es la privación de la vida de una mujer, por parte de su pareja o expareja.

“Esta autoridad no admitirá la declaración (que hizo el femicida Walter Juárez) y no hay fundamento para dar credibilidad; el acusado está dando otro delito por el que se le está acusando”, le recordó la juez Betancourt al femicida Juárez, a quien la Fiscalía señala de privar de la vida de un balazo en la cabeza a su expareja Emma del Socorro Silva Sándigo, de 34 años.

Juárez manifestó en su confesión ante la juez Betancourt que en ningún momento llegó armado con revólver a la casa de Emma, a eso de las 6:40 de la tarde del 9 de marzo de 2019, en Las Jagüitas, Managua, y que más bien dos hermanos de la víctima estaban con machetes.

“En ningún momento no llevaba a la fuerza a mi esposa, cuando me monté al carro el arma se disparó, de repente escuché el disparo y es cuando observé que mi esposa ya no tenía vida. Cuando llegué a la Estación Siete (de Policía) se me ponchó la llanta y pedí auxilio; en ningún momento quería quitarle la vida a mi esposa, ya que el arma se disparó, yo quería a mi esposa, estoy arrepentido. Admito el hecho porque no quería quitarle la vida, fue un accidente”, dijo fríamente el femicida Walter Juárez.

La víctima Emma del Socorro Silva Sándigo, de 34 años, murió de un disparo en la cabeza que le propinó su expareja. HOY/Cortesía

No es creíble

Después que la juez rechazó la confesión por no ser creíble, inició el juicio ayer y ocho testigos de la Fiscalía hicieron añicos la falsa declaración que dio el sujeto.

Un perito de balística declaró que el revólver calibre 38 es un arma que tiene que ser accionada por una persona, y que no se puede disparar accidentalmente, botando la versión del acusado.

Dos hermanos de la víctima también declararon en juicio y dijeron que a una cuadra de la Policía, Walter Juárez estaba con el cuerpo de la víctima Emma dentro del carro, a quien le había pegado un balazo en la cabeza.

Declararon también tres hermanos de la víctima y una vecina que vieron cuando Juárez llegó a la comarca Las Jagüitas, a bordo del carro de la víctima Emma y portaba un revólver calibre 38 en la mano izquierda y subió a su expareja Emma al vehículo y ahí le disparó en la cabeza, huyó del lugar y fue detenido cuando chocó el carro contra un taxi en Villa Venezuela, cerca de la estación policial del Distrito Siete de la Policía.

El 31 de mayo continuará el juicio contra el femicida Walter Juárez a petición de la Fiscalía. Ese día declararán los forenses y otro policías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas