Nica recibiría 10 mil dólares por asesinar a empresario tico y a dos hijos

El nica fue detenido en nuestro país y condenado a 129 años de cárcel por el triple crimen, secuestro y robo, pero solo cumplirá 30 años de prisión

El nica Moisés Francisco Sándigo Fernández cumplirá la pena de 30 años de cárcel en nuestro país, porque no puede ser extraditado a Costa Rica. HOY/Alejandro Flores

HOY

Al menos 10 mil dólares recibiría el nicaragüense Moisés Francisco Sándigo Fernández por asesinar a un empresario hotelero costarricense y sus dos hijos en 2013 en Costa Rica, informó la juez Segundo Distrito Penal de Juicio de Managua, Adela Cardoza Bravo, al momento de leer la sentencia.

Las pesquisas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no brindaron información de la persona que le daría los 10 mil dólares al nicaragüense Sándigo Fernández, quien participó junto a otros sujetos en el secuestro, asalto y asesinatos del empresario Geovanny Soto Ruiz, de 52 años, y sus hijos Mauricio y Emmanuel Soto Soto, de 29 y 20 años respectivamente, hechos acontecidos el 9 de febrero de 2013 en La Fortuna, San Carlos, en suelo tico.

Lo que si está claro hasta el momento es que el nica Sándigo Fernández fue condenado a 129 años de cárcel por secuestro, robo y asesinatos del empresario tico y los dos hijos, pero como el sujeto fue detenido en Nicaragua, solo cumplirá la pena de 30 años de cárcel que establece la legislación de nuestro país.

La juez Cardoza condenó al nica a 30 años de cárcel por cada asesinato y como fueron tres crímenes los que cometió, la pena suma 90 años de encierro. También lo condeño a la pena máxima de 7 años de cárcel por robo agravado y como son tres las víctimas de robo, la sanción penal suma 21 años de prisión.

Finalmente la judicial le impuso la pena de 6 años de cárcel al nica por cada secuestro simple y como son tres los afectados, la sanción totatiza 18 años de encierro. Todas las penas en su conjunto suman 129 años de prisión.

Abundaron pruebas contra nica

Aunque la juez Cardoza aclaró en la sentencia que no hubo ningún testigo ocular que vio al acusado cometer los crímenes, si hay abundante prueba indiciaria (que ubican a Moisés Sándigo Fernández en la escena del hecho) como el teléfono del acusado que fue encontrado en el lugar donde fue hallada una de las víctimas.

La judicial también explicó que la prueba científica fue determinante para vincular al nica Sándigo Fernández, en el secuestro, robo y triple crimen, tal y como se expuso en juicio en que se señala que se encontró una huella dactilar del nica en un carro BMW, que era propiedad del joven Mauricio Soto Soto, una de las víctimas asesinadas.

Foto chineando a niña desenmascara a nica

La juez Cardoza manifestó que las investigaciones y el peritaje del OIJ determinaron que las armas de fuegos usadas en el secuestro, robo y crimen del empresario tico y sus dos hijos, fueron dos armas: un revólver calibre 38 y otra calibre 25, que coinciden con los casquillos encontrados en la escena del triple asesinato.

La judicial explicó que en el teléfono ocupado al nica Sándigo Fernández, aparece una foto de este chineando a una bebé de varios meses de nacida, y que en la cintura del acusado se observa un revólver calibre 38 y en la bolsa del pantalón (mostrándola casi toda) otra arma de fuego calibre 25, que según las pesquisas, son similares a las usadas en el triple crimen.

Actuaron con crueldad

En el triple crimen que perpetró el nica Sándigo Fernández y otros sujetos hubo alevosía y ensañamiento, porque en el caso del empresario Geovanny Soto Ruiz, los asesinos lo ataron de las manos y con un cordón rojo y después lo obligaron a caminar 11 metros por un sendero, le propinaron múltiples heridas con un cuchillo en diferentes partes del cuerpo, luego le propinaron dos balazos en la región occipital (cabeza), pero el médico forense determinó que la causa de la muerte fue la herida de cuchillo que recibió en el cuello y que le perforó la yugular.

A Emmanuel Soto, hijo del empresario, los asesinos le propinaron 32 heridas hechas con cuchillo y 10 balazos en distintas partes del cuerpo.

La muerte de Juan Mauricio Soto, el otro hijo del empresario, también fue dolorosa, porque los sujetos le propinaron 14 cuchilladas en distintas partes del cuerpo, pero las mortales fueron dos propinadas en el cuello.

...

Notas Relacionadas