Poco movimiento en las calles durante el paro de 24 horas

Las calles en los diferentes departamentos lucieron con poca afluencia, igual los centros comerciales que se vieron obligados a abrir sus puertas

Paro nacional, Nicaragua, crisis, daniel Ortega, Granada, Masaya, departamentos

En Granada, las calles lucían poco transitadas. HOY / Jader Flores

HOY

“Ya nos habían advertido que si nos uníamos al paro nos iban a revisar las cuentas con la Administración de Rentas de Somoto”, dio a conocer ayer un comerciante de esta ciudad que pidió omitir su nombre por termor a represalias.
Agregó que en los tres paros anteriores participó, pero que esta vez decidió no hacerlo ante las amenazas que lanzó el gobierno de Daniel Ortega.

Pero pocos fueron los ciudadanos que salieron a realizar sus diligencias y los establecimientos que abrieron lucían vacíos.

Ante las diversas amenazas del régimen, la mayoría de los negocios abrió en la ciudad de Matagalpa, pero tuvieron poca clientela y en las calles principales, habitualmente congestionadas por el tráfico peatonal y vehicular, era poco el movimiento.

Las clases fueron suspendidas en la mayoría de los colegios privados, especialmente los católicos. En algunos centros escolares públicos la inasistencia de estudiantes fue notoria.

Temprano, muchos negocios permanecían cerrados. Incluso, a las 9:40 a.m., empleados de grandes tiendas de muebles y electrodomésticos se debatían entre sumarse o no al paro; hasta que, de las casas matrices en Managua, les orientaron abrir a las 10:00 a.m., pero que el personal evitara uniformes y vistiera ropa común.

En tanto, en los barrios periféricos, hubo pulperías y pequeños negocios que cerraron sumándose al paro y exigiendo la libertad de todos los presos políticos.

En Carazo, las grandes empresas decidieron no abrir sus establecimientos exceptuando las sucursales bancarias y supermercados Palí que laboraron, pero se observó poco tráfico vehicular y peatones. A pesar que los mercados y paradas de buses están funcionando con normalidad, según transportistas y comerciantes, hay poca presencia de compradores y usuarios.

Los comerciantes que optaron sumarse al paro anunciaron que iban a cerrar temprano debido a la poca clientela. En las calles y parques de los diferentes municipios, se observó poca presencia de vendedores ambulantes, principalmente de los que ofrecen comida.

En Granada y Masaya, aunque los establecimientos comerciales abrieron sus puertas, la clientela era poca. En la Ciudad de Las Flores la Policía mantenía presencia en los sitios representantivos de la lucha cívica.

En Granada se mantuvo lloviendo todo el día, las calles lucía poca transitadas.

Desde el 18 de abril de 2018, cuando comenzó la crisis por la represión gubernamental contra las protestas civiles, la Gran Sultana no ha vuelto a ser igual. Ya no se ve multitud de turistas extranjeros recorriendo la famosa Calle de La Calzada, ni en el parque central.

(Colaboración de William Aragón, Mynor García, Leonor Álvarez y Luis E. Martínez).

...

Notas Relacionadas