Roberto Cruz Altamirano cuenta que las mayores torturas las sufrió en El Chipote

Estuvo ocho meses en asilamiento

presos, liberados, nicaragua, crisis, gobierno, Matagalpa, chipote

Roberto José Cruz Altamirano pudo reunirse con su familia en Matagalpa, luego de casi 11 meses preso. HOY / Luis Eduardo Martínez

HOY / Matagalpa

Después de casi 11 meses, Roberto José Cruz Altamirano pudo abrazar a todos sus familiares, especialmente a sus hijos que, incrédulos, lloraban de alegría por su regreso a casa. Él fue uno de los cien presos políticos excarcelados el pasado lunes por el régimen Ortega Murillo.

Vecinos y amigos también llegaron a recibirle como héroe, lanzándole confetis azules y blancos, abrazándole y gritando consignas y vivas a Nicaragua.

Cruz Altamirano y cuatro dirigentes más del Movimiento 19 de Abril (M19A) de Matagalpa, fueron secuestrados por paramilitares, el 26 de junio de 2018, en el municipio de Darío.

Nelly Marilly Roque Ordóñez, Solange Massiel Centeno Peña, Francisco Antonio Castro Jarquín y Eduardo Manuel Tijerino iban con Cruz Altamirano a una reunión en Managua cuando los civiles con armas de guerra los secuestraron y luego llevaron a las cárceles policiales conocidas como El Chipote, en Managua. Fueron de los primeros presos políticos por las protestas iniciadas en abril de 2018 y los cinco han sido excarcelados en distintas fechas.

Fue en El Chipote, según Cruz Altamirano, que sufrió las mayores torturas, desde el día en que los secuestraron, hasta el 3 de julio de 2018. Allí, “fuimos víctimas de todo tipo de actos por parte de ellos, con la idea de amedrentarnos y, en sus ideas locas, la Policía decía que teníamos armamento, que estábamos aliados con Colombia… al no poder ellos demostrar nada de eso, no les quedaba más que golpearnos”.

“Me lesionaron la espalda, las piernas y me dislocaron los hombros, porque me colgaron como si fuese un cerdo”, recordó Cruz Altamirano.

Luego, según el dirigente del M19A de Matagalpa, desde que fue trasladado al Sistema Penitenciario conocido como La Modelo en Tipitapa, “estuve ocho meses en celdas especiales de aislamiento, la 004. Ellos decían que no existía, pero allí estábamos 10, luego quedamos 5 y ya en la última semana (antes de ser excarcelado) estuvimos en el área de máxima seguridad llamada La 300”.

No vio nacer a su hijo

Estando preso, Cruz Altamirano supo del nacimiento de su tercer hijo, Omar, a quien conoció 21 días después, durante una visita de su esposa Maskiel Hernández Arévalo en el penitenciario.

Hernández, embarazada, participó en todas las marchas y protestas, exigiendo la liberación de su esposo. La noticia de la excarcelación de cien presos políticos le emocionó, aunque por distintas vías estuvo tratando de verificar que Cruz Altamirano estuviera en los listados.

“Todo este tiempo ha sido bien difícil, pero me mortificaba más el sufrimiento de mis niños, pero gracias a Dios ya están disfrutando de su papá”, comentó Hernández.

Jaqueline Altamirano, madre de Cruz Altamirano, llora en una mezcla de alegría por su hijo y tristeza por los demás presos políticos a los que conoció y que todavía quedan encarcelados.

Mientras su hijo estuvo preso, a ella la despidieron y humillaron en el Complejo Judicial de Matagalpa, pero asegura que “Dios va a sacar a este país adelante. Me siento orgullosa del hijo que tengo… estoy emocionadísima, pero triste por Alejandro, Enmanuel y todos los que quedaron allá”.

“Pero, hay una Nicaragua que quiere ver una prosperidad para nuestros niños, para nuestros jóvenes, seguir luchando cívicamente, seguir orando, pidiéndole a Dios, porque es el único que va a levantar a esta Nicaragua. No usemos la violencia, porque las armas son de los monstruos y nosotros tenemos que seguir adelante, orando, de rodillas pidiéndole al Señor para que un día Nicaragua prospere en abundancia”, dice Altamirano.

Por su parte, la esposa de Cruz Altamirano sostiene que, quienes todavía quedan presos, “no deberían estar allí, ellos son inocentes y no esperemos a que salga otro Eddy Montes (asesinado en La Modelo el pasado jueves 16 de mayo), queremos que todos salgan libres, pero no bajo ese régimen (de convivencia familiar), porque casa por cárcel no es libertad”.

 

...

Notas Relacionadas