Sistema para el control de los parásitos en el ganado

En la lucha contra los parásitos, ya sean gastrointestinales como de la sangre o hemoparásitos (Anaplasma, Babesia, Tripanosoma), podemos realizar manejos preventivos, manejos paliativos, manejos de control absoluto...

HOY / Archivo

Sin lugar a dudas, las pérdidas producidas en las fincas ganaderas, tanto por parásitos gastrointestinales como por hemoparásitos, son cuantiosas debido a diversos factores, entre ellos, las mermas o disminuciones abruptas en la producción (disminución en la producción de carne y leche, disminución en el crecimiento y engorde, pérdida de la precocidad, atraso en la preñez y en los celos, disminución de la fertilidad, etc.), las pérdidas por mortandad, y no menos importante, la pérdida ocasionada por los cuantiosos gastos en el tratamiento.

En la lucha contra los parásitos, ya sean gastrointestinales como de la sangre o hemoparásitos (Anaplasma, Babesia, Tripanosoma), podemos realizar manejos preventivos, manejos paliativos, manejos de control absoluto (bien caros), o implementar manejos o medidas tácticas y/o estratégicas en el combate de estas pestes, que nos ayuden a controlar o mantener controlada la enfermedad, con medidas de bajo costo.

Uno de estos manejos táctico / estratégicos es el Famacha, una tecnología desarrollada por sudafricanos y ampliamente validada en todo el mundo, sobre todo en ovinos y caprinos, pero aplicable perfectamente a bovinos.

Se basa en el principio del complejo patológico, fisiopatológico y sintomatológico de las lesiones causadas tanto por parásitos gastrointestinales como los hemoparásitos, los parásitos, son hematófagos, por ende, chupan sangre. Los hemoparásitos destruyen los glóbulos rojos, por lo tanto, ambos complejos patológicos producen los mismos síntomas esenciales: anemia.

En una población animal, que esté sufriendo estas enfermedades, vamos a tener animales enfermos, animales sanos y animales que pueden o no estar desarrollando la enfermedad.

Famacha es una carta colorimétrica, que mide el color de las mucosas, indicando que animal está afectado y cuál no, y cuál es sospechoso. Varía desde el rojo intenso, pasando por el rosa pálido al blanco, y cuando comparamos la cartilla de Famacha con el color de la mucosa del animal, decidimos si hay que tratarlo o no.

¿Que ganamos con esto? Disminuimos los costos en medicamentos, tratando estratégicamente solo los animales que están realmente afectados, realizando un control dirigido, lo que aumenta la eficacia disminuyendo el costo del tratamiento o control.

Realizaremos controles coprológicos y hemáticos frecuentes, para decidir en qué momento realizaremos los tratamientos sistémicos generales a todo el hato, pero mientras gastamos menos, resolviendo el problema del momento, ahorrando recursos económicos tan valiosos en este momento.

Dr. Enrique Rimbaud, director del Consultoryo Anymal, presidente de Fundación A.Mar.Te. y doctor en Medicina y Tecnología Veterinarias. Teléfono: 88521488

...

Notas Relacionadas