EXCLUSIVA| Zoyla Vargas sobrevivió a la pastilla para curar frijoles, a un año del ataque de su exesposo relata todo lo que sufrió y luchó por sus hijos

Zoyla Vargas sobrevivió al peor ataque femicida, relata su lucha cuando estuvo en el hospital y comparte el sentimiento que hoy día le embarga en torno a su exesposo.

Zoyla Vargas agradece a todos los médicos y demás personas que estuvieron cuidándole la vida durante sus días en el hospital. HOY/Foto: Roberto Fonseca

HOY

Zoyla Vargas, de 32 años, sobrevivió a un ataque sin precedentes en Nicaragua. El 16 de marzo del 2018, su expareja, Douglas Villanueva, intentó asesinarla introduciendo en sus partes íntimas fosfuro de aluminio, mejor conocido como ‘pastillas para curar frijoles’.

El atentado la mantuvo varios días al borde de la muerte y aterrada al pensar que si moría sus hijos, que en ese entonces tenían nueve y tres años, quedarían completamente solos.

Gracias a los esfuerzos médicos logró recuperarse y a un año de lo ocurrido acepta que su error fue callar y aguantar las agresiones de ese hombre.

Recuerda que por mucho tiempo fue víctima de golpizas y amenazas, “él llegaba tomado y le agarraba por quererme fajear, darme con la hebilla, tratarme de hijuep… le tenía miedo, pero a los 30 años, cuando tuve a mi niña, le dije que ya no quería nada. Él ya tenía otra pareja. Quedamos en que solo le pasaría dinero a sus hijos”.

Zoyla relata que Villanueva no cumplía con el acuerdo monetario y ocho meses antes del atentado lo demandó. “Él seguía con sus bajezas, me decía que si yo no tenía intimidad con él no me daría nada, me amenazaba, sé que fallé porque debí denunciarlo, no lo hice y accedí por necesidad”, cuenta con bochorno.

Un plan trazado

Estas son las pastillas de fosfuro de aluminio, mejor conocidas como pastillas para curar frijoles. HOY/Foto: archivo

Ese 16 de marzo, Villanueva la llamó desde las 7:00 a.m. diciéndole que ya le tenía la pensión, pero Zoyla llegó hasta el mediodía en una bicicleta por retrasos en el hogar. El desalmado le recordó cómo funcionaban las cosas y antes de iniciar el acto le introdujo, sin su consentimiento la pastilla. De inmediato la mujer sintió ardores; “qué me hiciste, qué me echaste”, le dijo con la voz entrecortada.

“En ese momento sentí que me asfixiaba, me dolía, me limpié con un trapo y el hedor era a pescado descompuesto, tomé el dinero y me fui en la bicicleta, le dije que iría al centro de salud Las Cazuelitas de aquí Chinandega, que una tía estaba trabajando ahí, pero se burló y advirtió que ahí no me atenderían”, refiere.

Douglas Villanueva fue condenado a 20 años de cárcel, según Zoyl a hace algunas meses le llegó un documento donde este apelaba por menos años. Ella asegura que no lo permitirá. HOY/Foto: Archivo

En todo el camino a casa, Zoyla sentía que se desvanecía. Cuando por fin llegó le dijo a su sobrina, la única persona que estaba en la vivienda, que le ayudara, que le salvara la vida. Posteriormente, los instantes más duros los vivió en el Hospital España de Chinandega, donde estuvo 13 días internada.

“Yo le decía a la directora del hospital, que estuvo muy cerca de mí, llenándome de cuidados, que me salvara, les rogué que no me dejaran morir, quería sanar por mis hijos, quería abrazarlos, verlos crecer y es que nadie los cuidaría mejor que yo”, expresa.

Z.H.V.C. abrazó a sus hijos con mucho cariño y así esbozó una sonrisa. Estaba feliz de estar en casa de nuevo. Foto: Saúl Martínez
Zoyla Vargas  abrazó a sus hijos al salir del hospital. Estaba feliz de estar en casa de nuevo. Foto: archivo

Cuando Zoyla salió del hospital sintió gran regocijo al ver a sus niños que le tendían los brazos. Afirma que su alegría era indescriptible. “Entendí que Dios me había dado otra oportunidad, había sobrevivido al peor ataque femicida”, dice.

MENSAJE A LAS MUJERES
Zoyla Vargas sobrevivió a la violencia machista, pero lamenta que otras mujeres han perdido sus vidas a manos de “hombres charlatanes”.

“Recomiendo romper el silencio. No aguanten, al primer indicio de violencia váyanse. No pertenecen a ningún hombre, deben quererse, tomen mi ejemplo, lo aprendí a las malas, me salvé porque hubo médicos, personas, que me ayudaron y que me siguen ayudando hasta la fecha, si no estaría muerta y mis hijos solos”.

Lo perdonó

Zoyla Vargas vive con sus hijos y para mantenerlos hoy día trabaja en la barrida de las calles en Chinandega. Está complacida con su vida y asegura que seguirá luchando. HOY/Foto: Roberto Fonseca

Pese a todo el dolor que le causó Douglas Villanueva, Zoyla está convencida de que no le guarda ningún rencor, ni siquiera un mal pensamiento. Opina que él está pagando su mal y Dios se encargará de juzgarlo. Comparte también que trata de no inculcarles a sus hijos resentimientos con su padre, al contrario, les dice que algún día, cuando estén grandes, lo volverán a ver.

“Por eso le mando un mensaje a Douglas que se supere, que busque de Dios en prisión, que cambie, para que cuando salga pueda ver a sus hijos como un hombre transformado. A la fecha no sé por qué me hizo esto, ahora debe pagar. Yo sané, pero me dan fuertes dolores de cabeza y estómago, debo estar tomando pastillas”, concluye.

 

Infografía Luis González
Infografía Luis González

...

Notas Relacionadas