En las segovias, llamas voráces reducen bosques a cenizas

Grandes pérdidas en las comunidades y denuncian que planes gubernamentales solo se han quedado en comunicados y conferencias de prensa

Quemas de maleza se han convertido en incendios forestales del lado fronterizo de Honduras y han afectado varias zonas del país. HOY/William Aragón

Los incendios forestales que se han registrado desde hace varias semanas en zonas del municipio de Dipilto, en el departamento de Nueva Segovia, en el municipio de Condega y en la reserva natural y turística de Miraflor, en el departamento de Estelí, han dejado cuantiosos daños y pérdidas ambientales.

Los incendios se han originado principalmente por productores que realizan quemas de maleza sin control alguno, como parte de los preparativos de las tierras para el próximo cultivo de granos básicos, y que inicia con la llegada de la época de invierno. Las quemas han causado la pérdida de decenas de frondosos árboles de roble en la zona turística y de la reserva natural de Miraflor, localidad distante a más de 21 kilómetros al noroeste de la ciudad de Estelí.

Uno de los lugares que más  se ha visto afectado con las quemas ha sido la zona de la comunidad de San Fabián, en Dipilto. HOY/W. Aragón
Uno de los lugares que más se ha visto afectado con las quemas ha sido la zona de la comunidad de San Fabián, en Dipilto. HOY/W. Aragón

Hasta el cierre de esta edición, funcionarios ambientales de la Alcaldía orteguista del municipio de Estelí, como también del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena ) y del Instituto Nacional Forestal (Inafor) de este departamento no se habían presentado a evaluar los daños en zonas como El Zacatón, El Coyolito, El Terrero y Zontule, en Miraflor, Moropotente, según reportan comunitarios de los lugares afectados.

“Aquí se han quemado varias potreros (bosques) de roble y hasta hemos encontrado a los pobres animales (silvestres) achicharronados (calcinados). Yo he encontrado en el suelo varios conejos, iguanas, cusucos, tortugas, venados y hasta pajaritos quemados”, dijo uno de los campesinos de la comunidad de Zontule, en Miraflor, quien prefirió no revelar su nombre por temor a los funcionarios del gobierno. “Es que ahora está fregado hablar”, expuso.

Zonas protegidas

En esta misma zona de Miraflor existe además de bosques de frondosos árboles de roble cubiertos de paste de montañas una reserva natural de flora y fauna animal que estaba siendo protegida y aprovechada para ofrecer un ambiente turístico.

Otras zonas afectadas por las quemas han sido la reserva natural de Moropotente y la reserva de El Quiabú-Las brisas, ubicada en la parte oeste de la ciudad de Estelí.  Los comunitarios y organizaciones ambientales llaman al Gobierno central y a las autoridades locales a hacer cumplir el plan de prevención y control de incendios y quemas que lanzaron este año, pero que hasta ahora no han puesto en práctica.

Los comunitarios dijeron tener la esperanza de que las lluvias detengan las quemas forestales. Hoy/W. Aragón
Los comunitarios dijeron tener la esperanza de que las lluvias detengan las quemas forestales. Hoy/W. Aragón

Daños en Condega

Mientras que en las comunidades de Plan de Grama, El Jocote, Guayucalí, Tierras Coloradas, Los Rodeos, El Granadillo y El Gualiqueme, en el municipio de Condega, también en Estelí, las quemas han arrasado.

“Esos incendios ya causan daños irreversibles, como el que algunos ríos se hayan secado, porque hay gente que viene de otras zonas a cazar conejos, garrobos y venados, y para acorralar a esos animalitos le pegan fuego a la maleza y ahí terminan también quemados”, explicó Damián del Socorro Martínez López, habitante de la comunidad de El Gualiqueme, en Condega.

Dipilto, el más afectado

Otra de las zonas afectadas en las últimas semanas por los incendios forestales que han arrasado con más de mil 200 manzanas de bosques de pino ha sido el municipio de Dipilto, del departamento de Nueva Segovia, donde la esperanza de los habitantes de esos lugares es que llueva pronto para que aplaque el fuego.

Los incendios, que han calcinado frondosos árboles de pino en regeneración en el municipio de Dipilto, se han extendido a otras áreas boscosas de los municipios de Mozonte y Ocotal, en Nueva Segovia.

Sin control

313 incendios forestales en zonas agropecuarias se registraron en el 2017. Las afectaciones en bosques y reservas fueron graves durante ese año.

185 incendios forestales y agrícolas se registraron en el año 2016. Aunque hubo una disminución con respecto al año anterior, causó pérdidas en varias zona del país.

228 incendios forestales se reportaron en el año 2015. Los pinares de Estelí fueron seriamente afectados en ese año como en la actualidad, según reportaron los comunitarios.

...

Notas Relacionadas