Tensión en Matagalpa por fuerte despliegue de antimotines que tienen cercada la Iglesia Molagüina

¡Justicia, Justicia, Justicia!,  ¡Ni un paso atrás! "Señor, señora no sean diferentes, están matando al pueblo en la cara de la gente", ¡Ni un muerto más! ¡Viva Nicaragua libre!, ¿Cuál es la ruta?: que se vaya la chamuca, son parte de las consignas que gritan a todo dar los manifestantes  desde adentro de la iglesia.

Una mujer se acerca a los antimotines para pedir “Ya no más muertes”. HOY/Captura de video

Las campanas suenan sin parar en estos momentos en Iglesia Molagüina, de Matagalpa como alerta al asedio policial. Los gritos de un grupo de manifestantes se escuchan para exigir justicia por el asesinato del preso político Eddy Montes Praslin,  quien falleció  este jueves tras recibir un disparo de parte de un custodio del Sistema Penitenciario “La Modelo”, en Tipitapa. Un hecho que para los sacerdotes es condenable.

Esta tarde en la Perla del Septentrión se realizó una pequeña manifestación en  la iglesia para protestar por el asesinato de Montes Praslin, mientras los antimotines empezaron a dispersarse en los alrededores.

¡Justicia, Justicia, Justicia!,  ¡Ni un paso atrás! “Señor, señora no sean diferentes, están matando al pueblo en la cara de la gente”, ¡Ni un muerto más! ¡Viva Nicaragua libre!, ¿Cuál es la ruta?: que se vaya la chamuca, son parte de las consignas que gritan a todo dar los manifestantes  desde adentro de la iglesia.

Hasta el momento se maneja que se tiene propuesto hacer homenaje de cuerpo presente del Matagalpino Eddy Montes Praslín (Q.E.P.D).

Desde uno de los portones de la iglesia, un grupo de manifestantes rezan Dios te salve María. HOY/Captura de pantalla

Mientras los manifestantes piden justicia, una mujer se acercó a los antimotines para pedir que no haya más muertos. “Sabemos que ustedes no quieren estar aquí”, refirió.

Esperanza Sánchez fue golpeada junto con otros manifestantes por miembros de la Policía Orteguista (PO) la tarde del sábado cuando se encontraban protestando en la entrada a la iglesia Molagüina por el asesinato del preso político.

“Nosotros nos encontrábamos con una manta que dice justicia, arrodillados, rezando el Santo Rosario, cuando se acercó la Policía a agredirnos. No nos dio lugar de levantarnos, caímos en el suelo y cuando me quise levantar un policía a puños cerrados me dio en mi rostro. En eso yo ya no me pude levantar, siguieron encima de nosotros. Cuando yo me miré con mis manos llenas de sangre se las pegué en su escudo y les dije asesinos”, aseguró Sánchez.

A pesar del asedio, los ciudadanos se mantienen protestando. HOY/Cortesía

 

...

Notas Relacionadas