Fiscalía desestima acusación contra conductor de camión

Drama familiar crece y aún no reciben las respuestas que esperan por la muerte del niño Jonathan Pichardo

Mientras Sorayda Reyes daba declaraciones a los medios, se desmayó. Fue llevada al hospital. Uriel Molina

Ciudad Sandino

Jonathan Pichardo.

Muy afectada —hasta el punto de desmayarse con frecuencia— está Sorayda Reyes, después que el Ministerio Público desestimó la acusación contra Pablo Antonio Salgado de ser autor del delito de homicidio imprudente en perjuicio de su hijo, el niño Jonathan Nathanael Pichardo Reyes, de 13 años, quien murió bajo las llantas traseras de un camión recolector de basura que el acusado manejaba el jueves 9 de mayo.

Según la Fiscalía, luego de un “análisis minucioso de las diligencias de las investigaciones”, se desestima la acusación por no tener elementos probatorios suficientes para dar por esclarecido el caso.

Indignados por la resolución de la Fiscalía, como la liberación del acusado, la familia del niño se trasladó ayer miércoles a la Policía de Ciudad Sandino, en busca de respuestas. Pero no hubo una voz que los calmara.

“No me atendieron. Nadie me ha explicado qué sucede, ni siquiera la Policía me dice algo… Por eso es que estamos acá, porque necesito que me expliquen por qué lo dejaron libre… Hay pruebas suficientes, hay personas que lo vieron manejando el camión, ¿por qué no avanza el caso?”, se cuestionó Sorayda Reyes Molina, madre del niño difunto.

Sorayda Reyes asegura no aguantar tanto dolor desde que su hijo murió. Uriel Molina

Reyes considera que la justicia no se está aplicando como se debería, porque se trata de una víctima de escasos recursos, un niño que trabajaba en la Chureca de Ciudad Sandino. “A mí me dolió mi hijo, me costó tanto tenerlo, no se ponen en mi lugar, en mi dolor. ¿Es porque somos pobres que no avanza esto?”, dijo mientras lloraba la mujer.

...

Notas Relacionadas