Pareja nica estuvo en bar con asesino antes de ataque

El hombre atacó primero a la mujer y luego al ahora fallecido

Una de las dos hermanas de Pablo llora su muerte. HOY/Cortesía Aitor Zabala

Pablo Acuña Albir llegó a Elgoibar hace un año animado por la idea de labrarse el futuro que se le negaba en su país natal, Nicaragua, al igual que otros muchos de sus compatriotas. La falta de oportunidades y la convulsa situación política y social del país centroamericano le llevaron a hacer las maletas y a abandonar el departamento de Nueva Segovia, en el que nació y creció, para cruzar el charco, siguiendo la misma senda que años antes habían recorrido dos de sus hermanas.

Pablo se reunió con ellas en Elgoibar el 6 de marzo de 2018 y el sábado, poco más de un año después, su cuerpo yacía sin vida en el soportal de un bloque de viviendas situado en el parque de los Derechos Humanos, justo detrás del Ayuntamiento de Elgoibar, tras ser apuñalado.

Una de sus hermanas, Mayra Janeth, asistía compungida y rota de dolor a primeras horas de la mañana del sábado al ajetreo de los miembros de la Policía Científica de la Ertzaintza tras la larga cinta roja y blanca que resguardaba el lugar en el que se había producido el apuñalamiento y en el que permanecía el cadáver de su hermano, a la espera de la orden de levantamiento por parte del juez.

“Mi hermano solo quería trabajar. Era padre de tres hijos. Dos están en Nicaragua y el tercero, de 12 años, vive en Pamplona. En Nicaragua trabajó como taxista, conduciendo el coche de nuestro padre, pero la situación era muy mala. Tenía sus cosas y sus problemas, y decidió venir a España para mejorar su situación. Era muy voluntarioso, aceptaba cualquier trabajo: si le llamaban para barrer, iba. Si le llamaban para cualquier otra cosa, también. En estos últimos tiempos ha estado trabajando como pintor. Él decía que había venido aquí a trabajar, no a pedir ni a otras cosas”, dijo Mayra.

Departieron en bar

Algunos testigos afirman que tanto Pablo como la mujer (nica) a la que acompañaba y el agresor (también nica) habían coincidido en el bar Landa. Allí pasaron buena parte de la noche.

“Sé que Pablo y la chica que ha resultado herida eran pareja. Ella me llamó sobre las 6:00 (a.m.) para decirme que la habían herido en el brazo con un cuchillo, y que mi hermano también había recibido una puñalada en el pecho (fue en el cuello), pero que no sabía dónde estaba. Parece que salió corriendo asustado por el ataque o porque lo estaba siguiendo el otro chico. A partir de aquí ya no sé nada más, solo que ahora él está muerto”.

HOY/Cortesía Aitor Zabala

A los juzgados

El sospechoso sigue en dependencias policiales a la espera de pasar hoy a disposición judicial, y el arma del crimen ya ha sido localizada.

Se desconocen las razones del sujeto para apuñalar a Pablo y matarlo. La Policía confirmó que ni Pablo ni la mujer lo conocían antes de encontrarse en el bar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas