Franklin López, el beisbolista artesano: repara guantes y realiza grabados en artículos variados

López, quien es un punto de referencia en la historia de los Dantos, como bateador de primera línea en la primera época de la Maquinaria Roja.

Franklin López, entrenador de los Dantos. HOY.

El beisbol es la principal fuente de trabajo para la mayoría de los 700 peloteros y entrenadores que están distribuidos en los 18 equipos del Campeonato Nacional.

Sin embargo, buscar alternativas para un ingreso adicional nunca está de más, sobre todo en estos tiempos difíciles. Franklin López, quien es un punto de referencia en la historia de los Dantos, como bateador de primera línea en la primera época de la Maquinaria Roja, es ahora un entrenador del equipo, que además de compartir los secretos del beisbol con sus pupilos, también está disponible para reparar los guantes o realizar algunas manualidades de personalización en las fajas o gorras.

Originario de Masaya es un artesano natural. “Mi papá (quien también fue entrenador de beisbol) me enseñó a reparar los guantes. A amarrarlos, desamarrarlos y apretarlos, o sea mantenerlos ajustados para que sean más seguros y confiables para el jugador. Cada uno tiene su guante con el que se siente bien y no le gusta usar otro, así que los muchachos me piden constantemente repararlos y a veces lo he hecho durante el mismo juego”, cuenta Franklin, quien como jugador es recordado por un récord que todavía no ha sido igualado, al conectar seis jonrones en la Serie Final de 1991 contra Chinandega.

De carácter suave, humilde y siempre amigable, Franklin es fácil de llevar y por supuesto todos se le acercan cuando necesitan ajustar sus guantes, que es como una extensión de la mano para los fildeadores.

En los últimos años, Franklin ha ampliado su oferta artesanal y también hace grabados en fajas, guantes y otros artículos de cuero, algo que a los jugadores les gusta mucho para personalizar sus pertenencias.

“Algunos me piden poner su número de uniforme grabado en la faja, otros ponen frases motivacionales como ‘En Dios confío’, y otros dan a poner palabras relacionadas con su vida o su madre por cosas que han vivido. Son cosas que hacen sentir mejor al jugador y lo motivan”, apunta Franklin, quien tuvo una exitosa carrera como pelotero de 1984 al 2003. Con los Dantos estuvo hasta 1992.

Franklin ha transmitido este arte a sus hijos para que tengan una alternativa de subsistencia, pero también quisiera dejarles un legado más importante.

“Me gusta lo que hago, pero me arrepiento mucho de no haber estudiado. El jugador debe entender que el beisbol es pasajero y los estudios son para toda la vida”, reflexiónó.

Carrera

Franklin López tiene 50 años de edad. Es considerado un ícono en la historia de los Dantos. Fue parte fundamental de los campeonatos ganadores en 1985, 1987 y 1991.

Cuando los Dantos desaparecieron en 1993, Franklin jugó luego para el Bóer, San Fernando y se retiró con Estelí en 2003 fallando en la búsqueda de su hit mil. Quedó a seis imparables de la marca. Actualmente es entrenador de los Dantos y también suele ser convocado a entrenar selecciones menores de Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas