Bochorno en mercados enferma a comerciantes

Hay quienes solo están trabajando medio tiempo porque padecen de hipertensión y diabetes

Los comercian han sufrido con las olas de calor. HOY/ Jader Flores

HOY

El calor intenso que se percibe desde hace varias semanas en el país ha provocado que los comerciantes de los diferentes mercados de Managua, sobre todo aquellos que trabajan dentro de los galerones, se les suba la presión y sufran constantemente de deshidratación.

En el mercado Roberto Huembes, la marchante Maricela Zúniga cuenta que para contrarrestar un poco el bochorno toman bastante agua, traen ropa cómoda y buscan pedazos de cartones para poder soplarse. A veces se lavan constantemente el rostro para poder sentir un poco de frescura.

“Hay días en los que tenemos que buscar hasta suero vitaminado, porque el agua no es suficiente para hidratarnos, no soportamos las fuertes temperaturas, hasta la ropa hostiga durante el día”, comenta.

Yolanda Hernández, quien vende perecederos en la nave central del Huembes, comenta que debido a la fuerte presión de calor que siente se va a su casa al mediodía.

“Ya no trabajo el tiempo completo porque es insoportable trabajar así, no tenemos ventilación, los que ya somos mayores no podemos exponer nuestras vidas”, indica.

Venden más agua

HOY/FOTO: Archivo

A los vendedores de agua ambulante los fuertes calores les han aumentado las ventas. Alonso Vásquez comenta que logra colocar más de 150 bolsas con el vital líquido en un solo día, normalmente se vendía entre 70 y 80 bolsas.

“Donde quiera que voy la gente me detiene para comprarme agua, vendo más rápido las bolsas de cinco córdobas que las que cuestan dos. Antes era lo contrario. Pero es que la gente está desesperada, incluso hay comerciantes que compran hasta tres bolsas de un solo porque quieren tener de reserva, la sed es seguida”, cuenta Vásquez.

Por su parte doña Inés Salvatierra, de 55 años, llegó a comprar al Huembes algunos productos para cocinar, llegó vestida bastante cómoda, sin embargo salió del galerón principal muy sudada, con sed y la presión bastante alta.

“Ya no se puede comprar tranquilo en ningún mercado, pero en el Oriental, me agarra una sofocación, siento que me va a dar algo. Dios primero que estos calores se moderen pronto”, dice la pobladora.

Ante la ola de calor los comerciantes que venden en la terminal de buses del Huembes se tapan con sombrillas, plástico e incluso usan distintas piezas de ropa para cubrir su cabeza del caliente sol.

“Estoy bastante quemada, mis manos sobre todo hasta me arden, si me pongo una camisa manga larga el calor me sofoca, yo tengo diabetes, lo que quisiera es poder tener un tramito y por lo menos estar bajo la sombra, pero aquí somos más de 30 comerciantes los que tenemos que estar bajo el inclemente sol para poder ganarnos el pan de cada día”, dice María Josefina Delgado.

La marchante comenta que la hora más complicada para ella es entre las 12:00 m. y las 2:00 de la tarde.

Recomendaciones médicas
Neri Olivas Castro, médico internista, recomienda usar ropa fresca, liviana y de colores claros.

Consumir dos litros de agua. Comer frutas y cítricos.

Tomar los medicamentos a tiempo en caso de padecer diabetes o hipertensión.

En caso de sudoración excesiva o del pulso es importante acudir al médico porque podría ser un golpe de calor o descompensación.

...

Notas Relacionadas