Varones: ¡Mucho cuidado con el cáncer prostático!

La próstata es una glándula que solo tenemos los varones y se localiza debajo de la vejiga y junto a las vesículas seminales y glándulas de Cowper producen el semen.

La próstata es una glándula que solo tenemos los varones y se localiza debajo de la vejiga y junto a las vesículas seminales y glándulas de Cowper producen el semen. Esta noble glándula prostática contribuye con el delicioso placer sexual ¿pero qué pasa cuando comienza a dar problemas?

En especial preocupa aparición de cáncer de próstata que es el tumor visceral más frecuente en el hombre y segunda causa de muerte, después del cáncer del pulmón, en hombres mayores de 50 años. Entre todos los tumores malignos ocupa el tercer lugar, después del cáncer de pulmón y el de colon.

Los problemas que la próstata genera en varones se derivan de su aumento de tamaño o crecimiento y dado que la uretra o “caño de la orina” viaja a través de la glándula, el afectado va a sufrir consecuencias de la obstrucción uretral.

Tres crecimientos: Hiperplasia prostática benigna (HPB), inflamación que da la prostatitis y adenocarcinoma o cáncer prostático.

El mayor peligro de los síntomas prostáticos es que en etapa inicial no podemos distinguir el tipo de crecimiento o afección prostática que los causa.

Cuando nacemos la próstata es de apenas gramos, llegando a la pubertad o “desarrollo”, gracias al efecto de los andrógenos (hormonas) alcanza un peso de 20 gramos, así se conservará por veinticinco años. A partir de los 45 años inicia un segundo crecimiento y en la octava década de la vida 90 % de ancianos tiene HPB.

Sobre el porqué se produce crecimiento de la próstata no se sabe, se da en todas partes del mundo, con menos frecuencia en Oriente. La edad promedio es de 65 años y en la raza negra a los 60 años. En eunucos o varones sin testículos no crece la próstata, pero sí se detectan aumentos de volumen en sacerdotes, que se presume son célibes.

Dos mecanismos se identifican asociados al aumento de tamaño de la glándula: vejez y presencia de testículos.
En el seno de la familia debemos aprender a identificar en nuestros adultos mayores la presencia de síntomas prostáticos:

Síntomas obstructivos: la compresión progresiva que sufre la uretra produce disminución del grosor y fuerza del chorro de orina durante la micción, aparece el “chorro en regadera”. Hay vacilación para iniciar a orinar, se orina “en forma de goteo”, y el paciente experimenta sensación de no haber “terminado” de orinar. En ocasiones el paciente prostático no orina del todo porque se produce retención urinaria y se detecta en el bajo vientre masa o globo vesical, lo cual obligará a colocar sonda urinaria permanente.

Síntomas irritativos: hay disuria o ardor para orinar, “orina poquito y a cada rato” (polaquiuria) y cuando ocurre durante la noche se le llama nicturia. Corre para orinar porque si no se orina en sus ropas interiores o porque no es capaz de controlar el esfínter urinario (incontinencia urinaria por rebosamiento).

Estas complicaciones obstructivas e irritativas conducen a complicaciones como infecciones, sangrados, etc. pero los mayores temores deberá ser siempre que no diagnostiquemos a tiempo la existencia de un cáncer prostático, que diagnosticado a tiempo pueda ser curado exitosamente. ¡Larga vida y prosperidad!

Doctor Vicente Maltez Montiel, especialista en medicina interna de la clínica de especialistas Doctor Maltez. Rotonda El Periodista 3 cuadras al lago y 30 varas arriba, N° 15. Teléfonos: 8903-6211/8854-7884/2223-4333.

...

Notas Relacionadas