Después de negar que lo tenían, Policía libera a Leo Navarrete

Siguen recapturas y abusos contra opositores. CPDH advierte que institución del orden público cae en acciones delictivas y viola derechos humanos

Leo Navarrete, detenido, exiliado, costa rica, Nicaragua, crisis, policía, asedio

Una de las detenciones ocurrió en el Complejo Judicial de Managua. HOY / Archivo

Horas después de negarle a su familia que no lo tenían y que nada sabían de él, la Policía llevó ayer noche a su casa al  reo político Leo Navarrete y lo liberó bajo la amenazas de volver por él, si seguía hablando él o alguien de su familia.

Navarrete fue secuestrado por la Policía que sirve al orteguismo por cuarta vez la mañana del sábado último, cuando este se dirigía a su centro de trabajo. Los hechos ocurrieron a las 7:30 de la mañana en el barrio Berta Díaz.

María Oviedo, quien representa a Navarrete y es abogada de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), expresó ese día que la detención ilegal de Navarrete se dio un día después que el reo político asistiera a la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa que se realizó el viernes pasado en Hispamer.

De acuerdo con testigos, agentes policiales y personas civiles se llevaron a Navarrete en una camioneta Hilux color verde musgo, placa M 291621.  Navarrete fue llevado las instalaciones del nuevo Chipote. “Le taparon su boca para que no pudiera gritar”, relató María del Carmen Navarrete, hija de Leo Navarrete, al denunciar el último secuestro.

Esta es la cuarta ocasión que agentes orteguistas detienen a Navarrete. Las tres anteriores sucedieron el 14 de agosto de 2018 en Camino de Oriente, el 15 de febrero de este año en el mercado Mayoreo, y el pasado 2 de abril en el Complejo Judicial de Managua.

El preso político liberado asistió al acto del día mundial de la Libertad de Expresión, el pasado viernes. Al día siguiente se lo llevaron. HOY/Archivo
El preso político liberado asistió al acto del día mundial de la Libertad de Expresión, el pasado viernes. Al día siguiente se lo llevaron. HOY/Archivo

No daban información

La Policía del régimen negaba ayer tener detenido a Navarrete, quien no solo es un preso político, sino que fue excarcelado como parte de los acuerdos firmado entre el gobierno y la Alianza Cívica.
La familia expresó su preocupación debido a la negativa de los agentes de dar información, pese a que testigos observaron a dos oficiales dentro de la camioneta donde se llevaron al detenido.

“Los familiares de don Leo han recorrido todas las unidades policiales, incluyendo el viejo y el nuevo Chipote, y no le dan razón de su paradero”, expresó Pablo Cuevas, abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El abogado Cuevas también destacó que producto de la denuncia del secuestro interpuesta por María del Carmen Navarrete, hija del reo político, esta se ha visto asediada por personas afines al régimen de Daniel Ortega.  “María ya no puede estar acá con nosotros (en la CPDH) porque está escondida, dado que está fuertemente amenazada con correr el mismo destino que don Leo”, denunció Cuevas.

Empujones y cachetetadas

Otro caso de secuestro por la Policía Orteguista —institución más represiva del régimen de Daniel ortega— es el denunciado contra Bryan Rogelio Cruz Calderón, el campesino que fue torturado hasta cercenarle el testículo izquierdo.

El día que las hermanas del detenido contaron las barbaridades contra la víctima. HOY/Archivo
El día que las hermanas del detenido contaron las barbaridades contra la víctima. HOY/Archivo

Se conoció que Cruz Calderón fue liberado luego que los agentes lo capturaran violentamente la tarde del domingo reciente, cuando este se encontraba en la vivienda de su hermana, en Jinotega.
Bryan Cruz denunció en septiembre del año pasado que la Policía le destrozó sus testículos. El hombre contó a la CPDH mientras estaba en la cama de un hospital la crueldad policial de la que fue víctima .

“Con un cuchillo me cortaron los testículos”, dijo en ese momento vía telefónica.  El campesino jinotegano suplicaba no volver a una celda. “Yo siento que me voy a morir en esa celda”, expresó.
Su hermana Antonia Cruz Arostegui contó también ese día parte de las torturas policiales. El escabroso relato incluía golpes con escopetas y patadas, hasta balazos, puñaladas y extirpación del testículo izquierdo.

“Tengo mi pie quebrado, mis partes íntimas dañadas, me operaron porque me afectó mi tripa (estómago). Estoy con fiebre alta y aun así están pidiendo (la Policía) que me lleven”, aseguró Calderón en su denuncia.

El sufrimiento de esta familia comenzó la noche del 30 de agosto del año pasado en la comunidad El Dorado, Las Cuchillas, en Jinotega, cuando una persona “malinformó” en la Policía que en la casa de Cruz estaba escondido “un tranquista”.

Liberado

Bryan fue liberado a las tres de la tarde de este lunes, según sus propios familiares. La CPDH hizo eco de la denuncia que realizó la familia de la víctima, la cual reportó que agentes policiales “sacaron a golpes, cachetadas y empujones” a Bryan.

La detención de agosto del año pasado fue motivada por una supuesta denuncia en su contra, por el robo de un celular, pero al momento de las torturas los oficiales querían obligarlo —a punto de cuchilladas— a confesar que participó en los tranques.  El pasado 5 de abril fue puesto en libertad bajo la condición de libertad asistida.

“No entendemos cuál es la lógica de esto”, dijo Cuevas, quien señaló que Bryan “apenas camina” debido a las torturas y a la operación a la que fue sometido.  “Su situación es sumamente grave”, aseveró.  Agregó: “La situación de estas personas es producto del actuar delictivo de la Policía. Lamentamos estos casos”, refirió Cuevas.

Piden interrumpir juicio
Familiares del preso político Ricardo Baltodano denuncian un deterioro de su salud. Cortesia/19 Digital

El abogado Boanerge Fornos pidió ayer al juez orteguista Edgar Altamirano que interrumpa el juicio político que se lleva contra el profesor Ricardo Baltodano, hermano de la exguerrillera Mónica Baltodano, y pide nueva fecha para empezar de cero el juicio.

La solicitud se debe a que ya han pasado 20 días hábiles luego de la última fecha de continuación de juicio, programada para el 27 de marzo, la cual fue suspendida por segunda vez y no han dado nueva fecha.

“Siendo que desde esa fecha (27 de marzo) no se ha notificado la fecha de continuación de juicio y ya han transcurrido más de 20 días hábiles de la última continuación, que es el plazo legal para su continuación, pido respetuosamente, de conformidad con lo establecido en el artículo 290 CPP, que interrumpa el presente juicio y señale fecha y hora en que deba celebrarse juicio oral y público”, explicó Fornos.

Dos reprogramaciones Según el artículo 290 del Código Procesal Penal, si el juicio no se reanuda a más tardar diez días después de la suspensión, se considerará interrumpido y deberá ser iniciado de nuevo.

El juicio contra el profesor y sindicalista de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) inició el 21 de febrero en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Juicio de Managua, donde ha sido suspendido en dos ocasiones —el 27 de febrero y el 27 de marzo— porque el sistema penitenciario no trasladó al reo, según le han comunicado a su abogado.

El profesor Baltodano está siendo procesado junto al estudiante Enmanuel Salvador Fonseca Espinoza por terrorismo e incendio en perjuicio de la Alcaldía del Distrito VI de Managua, hechos ocurridos entre abril y julio pasados, durante los meses más duros de protesta social en Nicaragua.

 

 

 

 

...

Notas Relacionadas