Situación de desempleo en Nicaragua opacó el Día del Trabajador

"No hay nada que celebrar este día del trabajador", dicen estudiosos en torno a la situación económica que aqueja el país. Hay conciencia de que en Nicaragua todo empeora.

Managua

Este año, el 1 de mayo, Día Internacional del Trabajador, no resultó positivo para muchos ciudadanos nicaragüenses. Solo les recordó la magnitud de sus necesidades en el hogar, las deudas con retrasos de pago y la nula posibilidad de mejorar la situación económica a corto plazo. En pocas palabras, no hubo nada que celebrar.

Aquiles Obando, vendedor de verduras en el mercado Roberto Huembes, vivió el Día del Trabajador en pie de lucha.
HOY/Foto: Francely Navarro

Aquiles Obando, originario de Ticuantepe y vendedor de verduras en el mercado Roberto Huembes, explicó que estaba viviendo un día normal.

“Aquí como los pobres que no tienen un día de descanso, trabajando duro para llevar alimento a los hijos porque las cosas están duras en el país, si uno no trabaja no come”, dijo.

Por su parte, la comerciante Jamileth Calero resaltó que sus ventas estaban malas y lo único agradable del Día del Trabajador este año fue “la bendición de Dios. Despertar vivos para seguir luchando, agradeciendo que podemos hacer algo porque hay gente que está desempleada y está sufriendo”.

Desempleo y mal futuro

El Sociólogo Cirilo Otero habla de la situación de desempleo en el país. Hoy/Foto: Archivo

El sociólogo Cirilo Otero considera que en Nicaragua este 1 de mayo fue el día del desempleo.
“Sí, porque tenemos más desempleados que gente empleada formalmente, esto es un drama que está golpeando el crecimiento económico y deprime la moral productiva de cada persona”, considera.

Asimismo, refiere que lo más alarmante es que el gobierno no impulsa políticas públicas que estimulen a la empresa privada, para que estos mejoren las ofertas de trabajo.

“Significa el país no tiene capacidad para producir”. Otero advierte que hoy día los nicaragüenses están viviendo de las remesas.

“El Banco Central de Nicaragua estima que en el 2019 van a entran 1,600 millones de dólares, de remesas familiares, eso significa más del 40 por ciento del total del Presupuesto General de la República, o sea que vivimos del ahorro externo. Nicaragua no está produciendo, lógicamente (no hubo) ni hay nada que celebrar”, finaliza.

Emprender  es un engaño

Sin ánimos de desanimar a los emprendedores, Cirilo Otero explica que los negocios particulares y familiares son un engaño, porque el problema económico que se está viviendo hoy día radica en el consumo general.

“La gente no quiere más cosa que priorizar la comida y el pago de los servicios básicos, eso es lo más importante, pero hay que tener esperanza en que esto va a transformarse cuando haya cambio político”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas