Ortega lanza acusaciones y llama “miseria humana” a la oposición

A pesar de las ofensas que dirigió a los opositores, Ortega dijo que no puede "renunciar a negociar con esa miseria humana", en clara alusión a los miembros de la Alianza Cívica

Daniel Ortega, sanciones, Nicaragua, estados Unidos, alianza cívica

Daniel Ortega. HOY / Archivo

HOY

Tras afirmar que estaba librando una “batalla” en la mesa de negociación con los que llamó “miseria humana”, en referencia a la Alianza Cívica, el dictador Daniel Ortega se mostró ayer dolido por los paquetes de sanciones que Estados Unidos ha impuesto a su régimen y matizó que estas también afectaban a todos.

En su discurso llamó “miseria humana” a quienes, según él, las piden y se alegran cuando son aplicadas, en clara alusión a los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

“Los que andan de rodillas pidiendo sanciones contra su pueblo, los que se alegran cada vez que sancionan a su pueblo, eso es lo más abyecto que puede haber sobre la Tierra y lo más abyecto que puede haber aquí en nuestra patria, Nicaragua, porque cada vez que hay una sanción contra Nicaragua celebran, si hay una sanción contra Cuba celebran. No tienen ni alma ni tienen corazón, lo que tienen es veneno, lo que los convierte en miserables, son una expresión de la miseria humana”, dijo anoche Ortega.

Esta es la primera reacción pública del dictador, tras casi dos semanas desde que Estados Unidos impuso sanciones a su hijo Laureano Ortega Murillo, señalado de formar parte de una red de corrupción en beneficio de la familia Ortega Murillo.

En su alocución, Ortega, que lamentaba una y otra vez las sanciones del “imperialismo”, dijo que no puede “renunciar a negociar con esa miseria humana”, en referencia a la Alianza Cívica.

“Estamos viviendo este nuevo ciclo de batallas por la paz y que para avanzar hacia la paz, la estabilidad, tenemos que buscar acuerdos, negociaciones que nos permitan proteger a las familias nicaragüenses, porque las primeras víctimas de las sanciones son los pobres, los trabajadores, los campesinos, los productores, los comerciantes y hasta los grandes empresarios”, afirmó Ortega.

Mesa de negociación

El dictador manifestó que deberá ser firme en la mesa de negociación, en donde consideró estaba librando una batalla.

“Nosotros tenemos el derecho y la obligación de estar totalmente claros en qué condición estamos, con quiénes estamos negociando y por lo tanto la firmeza que tenemos de fortalecer y librar estas batallas, y por eso, con todo que está de por medio la miseria humana, no podemos renunciar a que se produzca el milagro de la paz con reconciliación”, refirió.

El régimen se vio obligado a negociar con la oposición, presionado por las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea, para buscar una salida a la crisis que vive el países desde el 18 de abril de 2018, por la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles que demandan su salida del poder.

Presión de EE.UU,
Estados Unidos ha impuesto sanciones a siete funcionarios orteguistas, señalados de corrupción y violación a los derechos humanos, en el contexto de represión contra las protestas civiles. Entre los sancionados está su esposa y cogobernante, Rosario Murillo. También está castigado el jefe de la Policía Orteguista, Francisco Díaz, quien es su consuegro, además de otros allegados. Las sanciones implican implican “muerte financiera” porque incluyen el bloqueo de activos, prohibición de transacciones bajo la jurisdicción de Estados Unidos, de propiedades o intereses en una propiedad, negación o revocación de visas, y penalidades económicas, sanciones similares a la Global Magnitsky Act, con la que fue sancionado inicialmente Roberto Rivas Reyes, expresidente del CSE, en diciembre de 2017. Asimismo, fue castigado Bancorp, institución donde guardaba el dinero de la cooperación venezolana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas