Trabajo saludable y progreso

Cada día fallecen 6,300 personas por un accidente del trabajo o por enfermedad profesional.

HOY/Archivo

Nuestro Himno Nacional señala que “el trabajo es un digno laurel” y las luchas y el avance social nos llevan en la actualidad a un derecho progresivo que reclama que el proceso laboral se desenvuelva de forma segura, saludable y digna. Esta ha sido la aspiración con que recientemente se conmemoraron 100 años de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a la cual nuestro país pertenece.

Hemos suscrito compromisos con la OIT que forman parte de nuestras leyes laborales, en primer lugar el Código del Trabajo.

Cada día fallecen 6,300 personas por un accidente del trabajo o por enfermedad profesional. Se piensa que para el 2030 los avances sociales mundiales, según la ONU, deberán conducir a finalizar la pobreza, proteger el planeta y favorecer un trabajo seguro.

Los riesgos profesionales son accidentes del trabajo (AT) y enfermedad profesionales (EP). Un accidente del trabajo (AT) es el suceso o acción involuntario que surge con motivo o consecuencia del trabajo y que resulta en la muerte del trabajador o produciendo diversos grados de lesiones. 374 millones de personas sufren un AT y en nuestro país hemos llegado a registrar un promedio de 38,000 por año (2017), con 150 fallecidos.

Nuestros amables lectores no deben olvidar nunca que también se considera AT lo que ocurre en el trayecto ida y vuelta del hogar al trabajo; lo que ocurre cuando el trabajador cumple órdenes o servicios dentro o fuera del lugar de trabajo, o cualquier situación que se produce en locales de la empresa mientras cumple sus obligaciones laborales.
Una EP es todo estado patológico o enfermedad derivado del vínculo con el puesto de trabajo en que el trabajador presta sus servicios y que provoca incapacidad o perturbación física, psicológica o funcional que puede ser transitoria o permanente.

Todo trabajador debe ser inteligente en su vida laboral y guardar cualquier “papelito” o documento, fotografías, etc., que demuestren el vínculo con el trabajo que desempeña o desempeñó. Insisto sobre esto porque hay EP que pueden aparecer hasta 20 años después de haber dejado ese trabajo y será muy fácil para la patronal alegar que no tienen ninguna responsabilidad con el trabajador. Ejemplo: El tumor maligno llamado “mesotelioma” en trabajadores del asbesto.

En nuestro país los trabajadores están siendo golpeados por 5 principales EP, en el orden de frecuencia: Síndrome del túnel del carpo (STC), disfonía de esfuerzo, enfermedad renal crónica, lesión del manguito rotador y tendinitis.

Todos los trabajadores deben saber que existe un código del trabajo y un régimen de seguridad social que les brinda protección y apoyo. Las comisiones y secretarios sindicales de seguridad deben asumir su responsabilidad en procurar que los riesgos profesionales no produzcan muerte y discapacidad en sus compañeros. Felicitaciones con motivo del 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

Dedico esta columna a mis padres doña Francisca Montiel Herrera (q.e.p.d.), obrera fabril, y don José Mercedes Maltez Guido, carpintero jubilado. ¡Larga vida y prosperidad!

Doctor Vicente Maltez Montiel, especialista en medicina interna de la clínica de especialistas Doctor Maltez. Rotonda El Periodista 3 cuadras al lago y 30 varas arriba, N° 15. Teléfonos: 8903-6211/8854-7884/2223-4333.

...

Notas Relacionadas