Fiscalía casi absuelve a matón de brasileña

Institución que debería defender a víctima dice que pistolero actuó por error y que la joven no detuvo vehículo pese a disparos previos

Raynéia Gabrielle Da Costa Lima Rocha, estudiaba su último año de Medicina. Fue asesinada en julio del año pasado y su asesino pide hoy una reducción de pena. HOY/Cortesía

Raynéia Gabrielle Da Costa Lima Rocha, estudiaba su último año de Medicina. Fue asesinada en julio del año pasado HOY/Cortesía

Lo que la ley dice del Ministerio Publico es que en los juicios representa a la víctima, pero sorprendió con sus afirmaciones durante la audiencia en la que el asesino de la estudiante brasileña Raynéia Gabrielle Da Costa Lima Rocha pide una reducción de pena.

La Fiscalía calificó el crimen del pistolero sentenciado Pierson Gutiérrez Solís como un error y dio a entender que la joven pudo exponerse, debido a que pese que hubo un disparo de un guarda de seguridad privado antes de la acción de Pierson Gutiérrez, ella nunca detuvo la marcha del auto en que se movilizaba.

Es decir, si la joven se hubiese detenido por el disparo del guarda, Gutiérrez Solís no hubiese sacado el arma con que la mató y la estudiante de Medicina hoy estaría viva. Aún no se sabe qué efecto tendrá lo dicho por la Fiscalía , pero un abogado independiente a la causa asegura que podría favorecer al condenado, pues termina justificándolo.

Pierson Gutiérrez Solís, el exmilitar que mató en circunstancias confusas a la extranjera. HOY/Cortesía
Pierson Gutiérrez Solís, el exmilitar que mató en circunstancias confusas a la extranjera. HOY/Cortesía

La Fiscalía, no obstante, solicitó en la audiencia de apelación que al sentenciado se le mantenga la pena de 14 años de cárcel por el homicidio de la extranjera, más un año de encierro por portación ilegal de armas de fuego. “Todo se dio por una actitud de dolo, basado en un error por parte del acusado (Pierson Gutiérrez), es por ello que se considera que la pena impuesta es correcta”, dijo la Fiscalía como parte de sus alegatos.

“El uso de arma, es decir, que la carabina M-4 es como un rifle; la actitud del acusado (Pierson Gutiérrez) fue un error”, reiteró el fiscal Lenín Castellón, al exponer sus argumentos ante los magistrados de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM).

Buscan pena mínima

La audiencia de apelación se realizó a petición del abogado Walter Solís, defensa del sentenciado Pierson Gutiérrez, quien le expuso a los magistrados del TAM (a través de un escrito que presentó) que la pena impuesta a su defendido Pierson, por parte de un juez de primera instancia, fue desproporcionada y solicita la mínima de 10 años de prisión por el homicidio de la brasileña, más seis meses de cárcel por la portación ilegal de armas de fuego.

La defensa también expuso a favor del sentenciado Pierson, que este es un reo primario (sin antecedentes penales) y que admitió los hechos en la primera audiencia. Contrario a la defensa, el fiscal Castellón alegó ante los magistrados que la pena impuesta, por un juez de primera instancia, al reo Pierson no fue desproporcional, sino de acorde al hecho que cometió.

La sentencia contra Pierson la dio a conocer el 28 de noviembre de 2018, el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia, Abelardo Alvir, quien fue él que realizó la audiencia preliminar el 1 de agosto de 2018, y en esa misma audiencia el homicida Pierson admitió los hechos.

Disparar: un exceso

El representante de la Fiscalía explicó a los magistrados del TAM que el sentenciado Pierson, a la hora de cometer el hecho, lo hizo mientras acompañaba a un guarda de seguridad, pero ello no era razón suficiente para hacer uso del arma.

Juicio rápido y secreto
Pierson Gutiérrez Solís, de 42 años, (de camisa azul) en una actividad de gobierno con varios “compañeros” del partido gobernante. HOY/Cortesía
Pierson Gutiérrez Solís, de 42 años, (de camisa azul) en una actividad de gobierno con varios “compañeros” del partido gobernante. HOY/Cortesía

La causa contra el hombre que asesinó a la estudiante brasileña se radicó en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, ante el juez orteguista Abelardo Alvir. Aunque las autoridades gubernamentales se empeñaron en hacer ver el crimen como hecho desligado del contexto represivo que vive Nicaragua desde abril del año pasado, la forma en que fue llevado el proceso no dejó ninguna duda: pesó lo político.

El autor del crimen, Pierson Gutiérrez Solís, de 42 años, es considerado un paramilitar que vigilaba la zona donde ocurrió el crimen. Los argumentos para creerlo sobran: exmilitar, trabajador del Estado y la forma en que su causa fue protegida. En feriado Aunque Gutiérrez Solís fue capturado el 27 de julio, según la Policía, fue llevado a los juzgados el 1 de agosto, día feriado en Managua. Ese día la Fiscalía presentó la acusación y mediante un trámite expedito, el paramilitar admitió el crimen.

No se permitió medios ni oficialistas, ni independientes, el día de ese juicio. No existe un solo registro de que se haya realizado, más que los escritos de la Fiscalía, el abogado defensor y el juez. Aunque el judicial tenía tres días para dictar sentencia, después de la última audiencia, según la ley, el paramilitar salió de los juzgados condenado el mismo día que fue presentado como asesino de la brasileña.

En cuanto a la apelación, el Código Procesal Penal (CPP) establece que una vez hecha la audiencia de apelación, los magistrados tienen cinco días para dictar su sentencia, sin embargo, en la práctica esto nunca sucede. En este caso, la audiencia se realizó el pasado mes de febrero y a casi dos meses, el tribunal no se ha pronunciado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas