El Insolente Nene se rindió a la muerte

Su vela se llevará a cabo en la iglesia Pentecostés Jeremías 31:33, situada en el barrio Tierra Prometida; de la parada de buses en los antiguo Juzgados, cinco cuadras al sur, una cuadra arriba y una al lago.

David Rodríguez Vega, conocido como el Insolente Nene se rindió a la muerte. HOY/Foto: Roberto Fonseca

HOY

David Rodríguez Vega, de 39 años, conocido popularmente como el Insolente Nene, se rindió a la muerte luego de luchar contra el cáncer de páncreas durante varios meses.

Hacía aproximadamente un mes, el HOY habló con el locutor y este aseguró que pese a los negativos dictámenes médicos él estaba viviendo el tiempo extra, “el tiempo que Dios me ha concedido”, dijo.

El Nene pasó de los escenarios más viciados, en donde reinaba el tabaco, el alcohol y las drogas, a una vida “de alabanza y servicio al Creador”, trascendió que durante su período de enfermedad, resolvió retomar la religión (Cristiana evangélica) de sus padres y se hizo parte de la iglesia Jeremías 31:33.

Cuando descubrió su enfermedad

Su familia siempre estuvo a su lado apoyándole. Lo recordarán como un excelente amigo, esposo y padre. HoY/Foto: cortesía

La noticia que le cambió la vida la recibió el 02 de octubre al regresar de un viaje de índole laboral donde había decidido tomarse un tiempo a solas. Fue al médico por unos fuertes dolores abdominales y se enteró que le quedaba poco tiempo.

En su nombre se hicieron muchas colectas para salvarle la vida pero todo fue en vano, la enfermedad le ganó la batalla.

La última publicación que el querido locutor escribió en sus redes sociales dice:

“Dios es bueno y está para nosotros siempre, pero a veces no nos damos cuenta que él siempre esté supliendo cada necesidad, y es ahí donde pecamos en ser malagradecidos con Dios, con solo el hecho de estar vivos ya estamos mas que bendecidos…
EL MOMENTO DE DIOS

Ojeada a su vida

La infancia y adolescencia del Insolente Nene (q.e.p.d.) no fue del todo buena, en la entrevista afirmó que sí —como todo niño—, tuvo momentos felices junto a sus cinco hermanos, pero… todo se complicó cuando su padre abandonó el hogar.

La necesidad sobreabundó y los varoncitos de doña Rosa Elena Vega Sevilla (q.e.p.d.) —incluyendo el Nene, como ella le decía de cariño, de ahí su apodo— tuvieron que salir a las calles a buscar el pan de cada día.

Talentoso

De su padre, Domingo Guadalupe Rodríguez Guadamuz heredó Nene la locución y la animación radial, “mi papa fue uno de los grandes de la difusión radial entre los 70 y 80… yo digo que lo saqué de él porque nunca estudié, radio ni comunicación social”, refirió.

Su salto a la popularidad lo dio en sus participaciones como cantante de reguetón en los festivales de la Cámara Matizona. Posteriormente, del año 2000 a la actualidad, incursionó en muchísimas radios y entró a un mundo de excesos por los que según él se deterioró su salud.

Pese a su enfermedad terminal, el Insolente Nene siguió  trabajando en el campo radial pero con un programa cristiano llamado: “El momento de Dios” en el que recomendaba a la juventud que no perdieran el control ante los placeres y las modas del mundo. También, aprovechaba para agradecer el apoyo monetario de sus seguidores, amigos y les pedía que oraran por él.

...

Notas Relacionadas