Mata a su hermana y se pega un tiro en pleito por propiedad

Trágico final a discusión en residencial Las Palmas: médico saca arma y dispara, luego se dispara a la cabeza y familia se encuentra en shock

Autoridades en la escena del crimen, mientras sacan el cuerpo de una de las víctimas de la tragedia familiar en residencial Las Palmas. HOY/Uriel molina

Las balas que se escucharon desde el interior de una vivienda irrumpieron en la tranquilidad del reparto Las Palmas, una zona residencial de la capital con tranques policiales cercanos a El Carmen. Los protagonistas son dos hermanos paternos: Sergio Salvador Buitrago Morales, 71 años, y Lucía de los Ángeles Buitrago, de 74, quienes tenían serias diferencias por la propiedad donde ocurrió el parricidio seguido de suicidio.

Trascendió que don Sergio —quien era médico— quería que vendieran la propiedad. Sin embargo, su hermana se oponía, ya que deseaba conservar el patrimonio que les heredaron. En casa de Lucía, únicamente se encontraba Ana Vega Rosales, quien labora como asistente del hogar. El autor de los disparos se bajó de su auto blanco, placa M 032-317, y se dirigió a la hermosa vivienda que tiene el número 122 en la pared.

Regresó a matar

Aunque hasta el cierre de esta edición no había una versión oficial de parte de la Policía, se conoció que los hermanos sostuvieron una primera discusión. Don Sergio se fue aparentemente en busca del arma.Transcurridos los minutos regresó a la propiedad y tras una segunda discusión, le disparó fríamente a su hermana, hiriéndola de gravedad en la cabeza.

Otra versión señala que la discusión más violenta, de varias que habían tenido, ocurrió el lunes y que el hermano furioso juró que habrían consecuencias a su regreso.  Lo cierto es que debido al balazo la mujer se desplomó, quedando en un charco de sangre.

Aparentemente, don Sergio, impactado por la terrible escena que él mismo provocó, habría llevado el arma a su boca y se propinó un disparo, falleciendo de manera instantánea. La asistente del hogar presenció la espantosa escena. Llorando, gritó horrorizada. Inmediatamente reportó el caso a la Policía.

Iba viva

Doña Lucía todavía estaba viva. Miembros de Cruz Roja Nicaragüense se movilizaron hacia el lugar y la sacaron en una camilla hacia una ambulancia. Los paramédicos la remitieron al Hospital Fernando Vélez Paiz, su condición era bastante delicada y se disponían a remitirla al Hospital Antonio Lenín Fonseca, cuando falleció.

Los restos de Sergio Salvador Buitrago Morales, quien se quitó la vida tras matar a su hermana en pleito por una vivienda. HOY/Uriel Molina
Los restos de Sergio Salvador Buitrago Morales, quien se quitó la vida tras matar a su hermana en pleito por una vivienda. HOY/Uriel Molina

El perímetro, de unos 50 metros, fue acordonado por peritos del Instituto de Criminalística y Ciencias Forenses, quienes levantaban pesquisas en el automóvil que quedó estacionado frente a la casa del crimen.

También de la entrada a la vivienda y posteriormente en el interior de la casa donde sucedió la tragedia. Al lugar también se desplazaron diferentes especialidades de la Policía. Personal del Instituto de Medicina Legal (IML) trasladaron el cuerpo del fallecido para practicarle una autopsia. De la morgue del hospital también sería llevado al IML, el cadáver de la hermana fallecida.

Consternación total

La tragedia ocurrida ayer en residencial Las Palmas mantenía consternados a vecinos que conocían a las víctimas. Muchos no daban crédito a la forma en que el conflicto familiar terminó. Algunos vecinos habían sido testigos de pleitos entre los hermanos, pero nunca pensaron en un final como el de ayer.  En Las Palmas y sus alrededores, no se habló de otra cosa durante todo el día de ayer.

Violencia

Doña Lucía es la segunda mujer que es asesinada en menos de una semana en Nicaragua. “Imparable la violencia contra las mujeres. ¡Basta!”, posteó ayer en su cuenta de Facebook la Red de Mujeres contra la Violencia (RMCV). El penúltimo caso sucedió en el departamento de León, donde Johana Flores Abaunza, de 48 años, fue encontrada desnuda, degollada, con sus manos y pies quebrados y enterrada en su propia casa. Esta mujer fue víctima también de una persona muy cercana a ella.

La familia de los hermanos de Las Palmas optó por callar ante la tragedia y a quienes se le preguntó, dijeron que esperarían que las investigaciones despejaran las dudas sobre el crimen. Los restos de ambos hermanos fueron llevados a Medicina Legal, como parte del trámite legal. Hasta ayer no fue posible conocer dónde serían velados sus restos y dónde los sepultarían.

 

 

 

...

Notas Relacionadas