Pistolero del mercado Roberto Huembes es conductor de la Alcaldía de Managua

Tiene un oscuro pasado. Es hijo de un alto jefe policial y el sábado mató a un trabajador de Commema e hirió a un vendedor, mientras la Policía sigue guardando silencio

Pistolero

Joaquín Fernández Corea al momento que realizó los disparos. HOY/Cortesía

HOY

Extraoficialmente se conoció que Joaquín Ramón Fernández Corea es el autor del tiroteo en el mercado Roberto Huembes, ocurrido el pasado sábado, que dejó un muerto y un herido.

Ayer la Policía presentó a 53 sujetos “de alta peligrosidad” y no lo incluyó en la lista. Guardaron silencio sobre el caso. Tampoco lo han identificado oficialmente, cuando ya pasaron más de 48 horas del hecho.

Fernández Corea es hijo de un alto jefe policial. El joven, de 31 años, labora como conductor de un funcionario del Plantel Los Cocos de la Alcaldía de Managua (Alma) y también lo vieron de paramilitar durante la represión del régimen Ortega-Murillo. Tanto él como su familia son fieles a la pareja gobernante.

Quienes lo conocen, prefieren hablar bajo anonimato “porque si se enteran quiénes somos, nos matan”, afirma uno de los consultados.

Tiene una oscura adolescencia. Dos veces fue baleado, en una ocasión durante un enfrentamiento entre pandillas.

Enfrentamientos

La infancia de Fernández Corea transcurrió en las calles del asentamiento Paula Corea, ubicado en las cercanías del barrio María Auxiliadora del Distrito Cuatro de la capital.

“Pandillas se enfrentan”, tituló La Prensa en el 2004. Para ese entonces Fernández era un adolescente de 17 años.

En esa ocasión Fernández Corea resultó herido de bala en su pierna izquierda y fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Roberto Calderón, para extraerle el proyectil.

Grechel Fernández dijo que en esa ocasión su hermano estaba en casa de una novia y se salió a ver el pleito. Identificó a los agresores y afirmó: “Luego lo arrastraron por toda la calle para llevarlo a su barrio con intenciones de matarlo”.

“Después le dieron otro balazo porque arrebataba cadenas, arrebataba celulares. Es una lacra. La mamá todo el tiempo lo encubre y cuando la Policía venía para agarrarlo, entonces —como él robaba con otro— el que pagaba era el otro, y él no, porque su papito es policía”, afirmó la fuente consultada, quien lo conoce desde la adolescencia.

Conductor de la comuna

Antes de laborar para la Alcaldía de Managua se desempeñaba como soldador.

“Ese hombre es un demonio y el papá lo esconde porque es comisionado. Y él (Joaquín) trabaja en la Alcaldía. Tiene una hermana que trabaja en la Alcaldía”, agregó la fuente.

En los barrios aledaños donde creció Joaquín Fernández, lo vieron con pasamontañas y con armas de grueso calibre actuando de paramilitar.

El sábado Fernández Corea disparó a una multitud del mercado Roberto Huembes desde un auto color rojo conducido por una mujer, quien presuntamente es su pareja.

Quienes lo conocen afirman que no les asombró su fría manera de actuar, porque siempre ha sido violento.

La fuente consultada reveló que la mujer que lo acompañaba es su pareja. Fue identificada como Yara.

El pistolero se molestó cuando la madre de un encarcelado le pidió 10 córdobas para ir a visitar a su hijo preso en La Modelo.

El sujeto actuó de manera violenta, ofendió a la mujer y una comerciante abogó por la ofendida. Sin embargo, el sujeto le gritó: “No te metás, yo soy del gobierno, yo soy de la Alcaldía de Managua”.

Uno de los disparos que detonó el sujeto penetró en la frente de Orlando Cruz Lagos, de 28 años, quien acababa de terminar el turno en el área de limpieza de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), y andaba comprando la leche de su hijo.

“Lo que yo quiero es que se haga justicia”, dijo el padre de la víctima al oficialista Juventud Presidente. La víctima también era militante del partido de gobierno.

El pistolero asimismo hirió a Milton Aguilar, vendedor de repochetas, quien recibió un refilón de bala en la cabeza.

Pistoleros protegidos

Dos de los disparos, con los que mató e hirió a Cruz y Aguilar, los hizo desde el auto en marcha, cuando ya se marchaba y luego huyó.

Antes de los sangrientos hechos, el sujeto estuvo en una silla de madera de manera sospechosa.

HOY visitó ayer la casa donde creció Fernández Corea, pero un señor dijo que lo buscaran en su casa y si no estaba “pueden buscarlo en el Distrito Cinco”, se limitó a decir.

A diferencia de autoconvocados que son detenidos por la Policía por tirar chimbombas, los pistoleros o paramilitares del régimen gozan de protección de la Policía.

El penúltimo atentado ocurrió el mes pasado cuando un pistolero detonó su arma e hirió a dos autoconvocados en Metrocentro. Hasta hoy sigue sin ser acusado y la Policía lo puso en papel de víctima.

También un paramilitar asesinó con una carabina M4 a una estudiante brasileña y nunca lo presentaron ante los medios.

Dijo su nombre

El día de los hechos el pistolero llamó a la Policía para decir que estaba siendo atacado y dio la dirección del parqueo del mercado Roberto Huembes. Así se logra escuchar en uno de los videos que lograron tomar ciudadanos.

También se escucha que dice su nombre: “Joaquín Fernández” y luego agregaba: “Trabajo para la Alcaldía”. A pesar de la llamada y todo el tiempo que estuvo en el parqueo amenazando a compradores y comerciantes, la Policía nunca llegó al lugar y de esta manera evitar la tragedia.

La Policía realizó el domingo la reconstrucción en la escena del crimen. HOY/Archivo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas