Tamara feliz de estar de nuevo con sus hijos

Dejará la venta de atol, porque comercializará verduras

Tamara Dávila, policía, secuestro, hijos,

HOY / Archivo

HOY / Carazo

Sus hijos siempre estuvieron en el pensamiento de Tamara Dávila Hernández, mientras estuvo presa. Esta mujer que vende atol fue detenida el martes pasado y liberada el viernes en horas de la tarde. La acusaban de tirar pajillas azul y blanco en las calles de El Rosario, Carazo.

“Los vecinos me los vieron —a sus hijos—, me los cuidaron y no me los dejaron aguantar hambre, pero no es igual como estén con su madre, porque nunca me los he despegado ni para ir a trabajar”, contó Dávila.

Estando en la cárcel, cuenta que se enfermó del estómago y perdió el apetito, porque no se le olvidaba el rostro de sus hijos llorando, cuando ella fue secuestra por los policías.

“Lo primero que yo le dije  a mi vecina, te encargo a mis hijos y tiré la mirada hacia ellos y me destrozó el alma, porque ellos quedaron prácticamente solos”, dijo.

Indicó que fue interrogada en tres ocasiones. Confió que le preguntaban quién la financiaba por tirar pajillas, quién administraba la página digital 19 de Abril de su municipio y que a dónde se abastecía de las paji llas. Entre risas, señaló que ya no hallaba que contestar y consideraba absurdo los señalamientos.

Dijo que durmió en una loseta de concreto, pero uno de sus temores era que la llevaran al Chipote y ahí la torturaran, aunque estaba consciente de que no había cometido ningún delito. Tras haberse hecho público su caso, muchas personas se solidarizaron con ella y le brindaron apoyo.

La caraceña piensa suspender la venta de atol y ofrecer verduras. A la gente que la apoyó, les manda agradecimiento.

...

Notas Relacionadas