Aparece acribillado un hombre acusado de matar a Policía

Autoridades llegan al lugar, registran cuerpo y lo dejan tirado; "ahí busquen qué hacer con él", le dicen a comunitarios que hallaron cadáver

Leonel Blandón Sequeira muestra el lugar donde halló el cadáver de Elmer Casco Centeno HOY/Luis E. Martínez

Un hombre acusado de matar al policía Roberto José Padilla Ardón, el pasado 9 de marzo, fue hallado muerto en el caserío El Galope, 13 kilómetros al este de la cabecera municipal de El Cuá.

Lea también:Matan de un balazo a investigador

El hombre, que según las autoridades tenía más de una identidad y que lo acusaban de distintos delitos, fue nombrado el día que dio muerte a Padilla Ardón, como Elmer Casco Centeno. Cuando fue encontrado Casco Centeno tenía varios impactos de bala y la Policía no habla de ningún capturado, ni de ninguna circunstancia relacionada con su muerte.

El difunto huía tras haber dado muerte al policía Roberto José Padilla Ardón. HOY/Luis E. Martínez
El difunto huía tras haber dado muerte al policía Roberto José Padilla Ardón. HOY/Luis E. Martínez

Según habitantes de El Galope, oyeron la balacera cerca de la medianoche. “Yo estaba dormido, pero me desperté porque oí la tronadera”, comentó Leonel Blandón Sequeira, indicando que a la mañana siguiente encontró el cuerpo de Casco a la orilla de un cafeto, a unos 10 metros del camino de macadán, por lo que avisó a una facilitadora judicial para que llamara a la Policía.

El cuerpo, según Blandón, tenía impactos de bala en toda la espalda y uno en el brazo. Este último dejó quemaduras en la piel de Casco, coincidieron algunos vecinos de El Galope que evitaron identificarse para evitar represalias. “Es que aquí está horrible”, dijo un joven, sin brindar mayores detalles.

Policía: “Busquen qué hacer con él”

Vecinos refieren que en la ropa de Casco los investigadores encontraron al menos tres cédulas de identidad y otros documentos. Una mujer señaló que los papeles “eran como recibos de luz, pero también andaba un buen teléfono”.

Según ella, cuando los policías se iban, “solo dijeron: ‘Ahí busquen qué hacer con él’, dejaron el cuerpo y se fueron”. Por eso, los vecinos lo llevaron a la casa comunal de El Galope hasta que el mismo sábado llegaron sus familiares para llevarlo a la comunidad Avisinia, en El Cuá, de donde son originarios.

En el lugar donde estaba el cuerpo de Casco, sobre un charco de sangre, Blandón Sequeira puso cenizas y con unas ramas delgadas hizo una pequeña cruz.  “Ya conseguí una maderita para poner una cruz más grande”, dijo el campesino.

...

Notas Relacionadas