Alejandro Lagos Espinoza el doctor de los “autoconvocados” en Nicaragua

El médico apoyó al pueblo que se levantó contra el régimen orteguista desde abril del 2018. Le ha salvado la vida a muchos jóvenes y hoy día su intención es brindarle atención a los excarcelados.

El doctor Alejandro lagos Espinoza ama servir a los necesitados. HOY/Foto: Jader Espinoza

HOY

Tras conocerse que los hospitales públicos cerraron sus puertas a los heridos (en su mayoría estudiantes y civiles autoconvocados), durante las protestas de abril del 2018, el doctor Alejandro Lagos Espinoza tomó la resolución súbita de ayudar, no con la pretensión de obtener ingresos o ganarse un nombre dentro de la lucha cívica, sino en honor a su vocación y su espíritu de servicio.

47 muertos por las protestas es el saldo confirmado por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. Jader Flores
La mayoría de las personas que ha caído y han sido heridas en las protestas antigubernamentales son jóvenes sstudiantes. HOY/Foto: Jader Flores

Descríbame el momento en que resolvió salir a apoyar a la población. ¿Qué pensó?

Fue el propio 19 de abril, ya había varios heridos. Todos supimos que tenían cerrados los hospitales y me pareció incorrecto. Me fui yo solito en mi vehículo en busca de heridos con mi maletín, sí ayudé a varios chavalos baleados esos días.

El doctor se ha dedicado a visitar a los lisiados y heridos. Brinda apoyo sin recibir ningún tipo de remuneración. Asegura que lo hace por vocación y amor al prójimo. HOY/Foto: Cortesía

¿Cómo ha sido su rutina (de atención médica), a las víctimas del régimen orteguista de abril a la fecha?

En los primeros meses atendía a más de dos personas al día. Mi rutina era cumplir con mis citas privadas y cumplir con los muchachos —digo esto porque yo no trabajo para el Estado, mis trabajos son privados, cobro 40 dólares la consulta—. Entonces, en esos días me turnaba, eso sí, cuando los muchachos autoconvocados me necesitaban con urgencia, los priorizaba. A la fecha lo hago, y con toda voluntad, pese a no recibir ninguna remuneración, mi recompensa es esa sensación que me queda al ayudar, además, no estoy solo, hay otras personas que han puesto su granito. Yo también ofrezco mis servicios a los ancianitos cada martes en el Dispensario de las Monjitas de Santa Luisa de Marillac.

¿Qué apodos le ha atribuido la ciudadanía agradecida con su labor humanística?

El doctor Alejandro Lagos Espinoza es querido por todos los nicaragüenses. HOY/ Archivo

Me han dicho el doctor azul y blanco, el doctor de los autoconvocados, el de los vandálicos, el médico de Dios, el médico de los pobres. Y así sucesivamente, aunque repito: yo no he ayudado a casi 80 chavalos (lista que presenté a la CIDH cuando estuvieron en Nicaragua) para ganarme un nombre. Mucho menos por una bandera política, no pertenezco a ningún partido. Mi corazón es azul y blanco.

Muchas gente quiere que sea el ministro de Salud en la futura Nicaragua democrática. ¿Qué opina de ese deseo popular?

No me negaría, sé lo que hay que hacer en la parte socioética, en la red de salud no es sana la partidarización, depuraría todo el sistema y sí me gustaría, siempre y cuando que el que me ponga, me apoye y respete mi forma de ser. Además, no por tener el cargo me situaría en un pedestal, sería humilde. Mis padres lo eran. El sueño de ellos fue verme ayudar a los necesitados. Es lo que hago, es lo que haría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas