Excarcelados cuentan abusos en cautiverio de presos políticos

Régimen cambia cárcel por casa a 50 secuestrados, los despierta a la medianoche y los traslada en la madrugada, pero no evita la denuncia

Jefferson Padilla se abraza con sus familiares al ser excarcelado el viernes. Estaba detenido por protestar contra el gobierno de Daniel Ortega. HOY/AFP

Jefferson Padilla se abraza con sus familiares al ser excarcelado el viernes 05 de abril. Estaba detenido por protestar contra el gobierno de Daniel Ortega. HOY/AFP

Walter José Mercado Pereira, de 23 años; Franklin Javier Morales García, de 24 años; Geovany Ramón Zapata, de 27 años, y Miguel Ángel Guerrero López, originarios de León, fueron excarcelados este viernes.

También se conoció que dos presos políticos originarios del municipio de Nagarote fueron liberados. Los cuatro jóvenes leoneses fueron excarcelados a las 2:00 a.m. de este viernes por las autoridades de Gobernación y fueron entregados a sus familiares a las 6:00 a.m. Los presos políticos eran acusados por terrorismo. Según Zapata, uno de los liberados, denunció las torturas que recibió mientras estuvo en prisión (nueve meses y diez días).

También lea: Vida de excarcelados

“Seguiré ciento por ciento en la lucha, porque lo que me hicieron física y psicológicamente no se paga con mi libertad, me lesionaron mi rostro y con tenazas me agarraron mis partes íntimas y me humillaron moralmente, me amenazaron de muerte, me dijeron que me iban a desaparecer y que éramos traidores y que si seguía iba amanecer muerto”, denunció Zapata.

Puede interesarle: El mensaje de Medardo Mairena para Nicaragua

“Hoy (ayer) los guardas llegaron en la madrugada y nosotros creíamos que era para golpearnos, pero después nos dijeron que íbamos a ser libre”, agregó Zapata.  Otro de los que denunció las violaciones de los derechos de los reos fue Franklin Javier Morales García. “En la cárcel nos reprimían por cantar el himno nacional, nos golpeaban, en los últimos días estábamos sin agua, sin luz y sin comida; los guardas se ponían a cocinar carne asada, nosotros con los labios resecos nos tiraban el agua. El 19 de febrero nos golpearon a todos, pasábamos semanas enfermos y no nos llevaban al médico”, denunció Morales.

Regresa con su hijo

Volver a estar con su hijo de 11 años, a quien dejó abandonado, es lo que más deseaba estando en La Modelo el excarcelado político Wilmer Antonio Baltodano Salinas. Este viernes su sueño se le hizo realidad.

Wilmer Baltodano vuelve a estar con su hijo. Baltodano estaba en La Modelo, preso por pensar diferente. HOY/Mynor García

El menor estaba acostado, cuando la familia que le dio refugio le avisó que su padre había vuelto a casa. Después de ocho meses, volver a ver al hombre que lo engendró provocó derramar lágrimas al niño. Un fuerte abrazo y un te quiero bastaron para demostrar el amor entre padre e hijo.

El pequeño de nombre Wilmer de Jesús Baltodano Balmaceda contó que todas las noches oraba a Dios para que saliera su padre y vecinos que también estaban presos.  La familia del expolicía antimotín Julio César Espinoza fue quien le dio albergue. Ahí le garantizaron vestuario, dormida y alimentación. Baltodano Salinas es habitante de la comunidad de Las Esquinas, San Marcos y cuenta que él ha sido padre y madre para su hijo. A sus vecinos les agradece que no hayan permitido que su niño aguantara hambre y que durmiera en la calle.

Puede leer: Brenda Muñoz: “Son inhumanos”

Cuatro días desnudo

En el Chipote —cuenta Baltodano—, lo tuvieron desnudo por cuatro días y después fue trasladado a la Modelo. Por haber participado en las protestas cívicas y tranques, el Ministerio Público lo acusó de terrorismo, secuestro, robo y tortura. La condena que le fue impuesta fue de 15 años de cárcel.

Expuso que en el sistema penitenciario todos los reclusos políticos se rebelaron y estuvieron 16 días en protesta exigiendo libertad y como respuesta recibieron golpes y gases lacrimógenos de parte de los custodios. Asimismo, contó que como castigo les suspendieron por varios días la comida, el agua potable y la luz.

“Sobrevivíamos de avena y pinol y de la leche que nos llevaba la familia”.Para no deshidratarse y morirse de sed, detalló que tuvieron que hacer unos hoyos en la celda para romper las tuberías de aguas negras. “Tomábamos de las aguas negras… y hay varios enfermos de diarrea, vómito, dolor de cabeza y calentura que aún quedaron presos”, aseguró el caraceño, quien se ha dedicado a la albañilería.

Solo 50

El Gobierno de Nicaragua excarceló ayer viernes a 50 detenidos por participar en protestas contra Daniel Ortega, y los puso en régimen de arresto domiciliar y otras medidas cautelares, informaron las autoridades.  Los detenidos “por haber cometido delitos contra la seguridad común y tranquilidad pública” recibieron el beneficio de la convivencia familiar y otras medidas cautelares, indicó el Ministerio de Gobernación en una nota de prensa.

La salida de los presos fue inesperada, a diferencia de los casos anteriores en que familiares de los reos y medios de prensa llegaron a los centros penales a esperar la liberación. En la lista de los excarcelados estaba Luis Miguel Díaz, un habitante de la Isla de Ometepe que fue recibido con tanto júbilo por sus familiares y amistades, entre abrazos, besos, gritos y consignas. El momento fue grabado por uno de los testigos de la escena, y en las imágenes es latente que las convicciones de Luis están intactas como el primer día.

Además lea: Cortan agua a presos políticos como castigo por exigir libertad

“Ni un paso atrás, ni un paso atrás”, decía Díaz mientras abrazaba y besaba a su familia. “¡De que se van, se van!”, fue la consigna.  Y terminó brincando mientras decía: “¡El que no brinque es sapo, el que no brinque es sapo!”.  El video cierra precisamente con el tierno beso que Luis le da en la boca a su esposa.

Siempre en la lucha

Jefferson Edwin Padilla Rivera, de 27 años, cuenta que en la cárcel han seguido manifestándose pese a las golpizas, maltratos, amenazas, sed y hambre, porque las ganas de ser libres la llevarán donde estén. Padilla es uno de los cincuenta presos políticos que salió ayer del Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, tras siete meses de detención ilegal.

“Esta experiencia me fortaleció porque decidí ya no tener miedo. Peleé por la liberación, por la democracia y ahora solo queda tratar de seguir adelante”, dijo Padilla.

El psicólogo de Nicaragua

Róger Alfredo Martínez, de 35 años, conocido como el Psicólogo de Granada, es otro de los excarcelados.
Martínez siente que en la cárcel sacó mayor provecho de su profesión de psicólogo. Logró la creación de grupos de apoyo para hablar de las torturas psicológicas y físicas; intensos interrogatorios y amenazas de los policías con hacerle daño a sus familiares cercanos; agresiones verbales y reiterativas acusaciones.

“Algunos tenían mucha confianza para venir donde mí y hablar de sus experiencias, o de lo que estaban sintiendo. Yo estaba viviendo mis propias experiencias, sin embargo, me quedaba un poco de energía extra para poderle compartir a los muchachos, para poder ayudarles a que tuvieran ánimos, que tuvieran fe de que en algún momento todo esto tendría que llegar a su fin; entender la temporalidad de las cosas, saber que con paciencia podemos llegar hasta el final”, explicó Martínez.

 

 

 

 

 

 

...

Notas Relacionadas